lunes, 20 de mayo de 2019

Comportamiento de los principales índices de los mercados bursátiles de los países avanzados y emergentes, 2000-2019


Desde comienzos de 2019 asistimos a una subida generalizada de las bolsas mundiales.

En el cuadro se presenta la variación porcentual de los principales índices bursátiles de los países avanzados y emergentes (y la variación positiva máxima alcanzada, peak) desde comienzos de 2019.  Como se puede observar, todos los índices registran aumentos desde comienzos de año. Encabeza el ranking positivo el Shanghai Composite de China con un 17,88%, seguido del índice Hang Seng de Hong-Kong con un 13,61%, el índice CA 40 de Paris con un 12,2% y el índice S&P 500 de EE.UU. con un 12,03%. Y ya a más distancia, registran subidas más moderadas los índices DAXX (9,97%), el índice FTSE 100 del Reino Unido (6,38%%), el índice Nikkei de Japón (5,88%) y, por último, el índice Bombay SENSEX de la India (3,34%).

Evolución de los principales índices bursátiles desde enero de 2019

En el primer gráfico se presenta la variación porcentual de los principales índices bursátiles de los países avanzados y emergentes desde marzo de 2009, fecha que marca el inicio de la recuperación de los mercados tras el hundimiento provocado por las turbulencias de la crisis financiera internacional de 2007 (índice 9 de marzo de 2009 = 800).

Mercados mundiales desde marzo de 2009.
Evolución de los principales índices bursátiles desde marzo de 2009

Todos los mercados de valores presentan variaciones positivas desde marzo de 2009 hasta mayo de 2019, aunque con importantes divergencias. Encabeza el ranking, el índice Bombay SENSEX de la India con un +354,6% de avance, seguido del S&P 500 de EE.UU. (+325,6%) y del Nikkei 225 de Japón (+199,1%). Cierra el ranking el Shanghai Composite de China con un ligero avance del +37,0%.

En el siguiente gráfico se presenta la variación porcentual de los principales índices bursátiles de los países avanzados y emergentes desde el 1 de enero de 2000 hasta el 13 de mayo de 2019 (índice 9 de marzo de 2009 = 800).


Mercados mundiales desde el año 2000.
Evolución de los principales índices bursátiles desde comienzos de 2000

Desde el inicio del siglo XXI son las bolsas de tres países emergentes y la de EE.UU. las que han obtenido una mayor revalorización. En concreto, el índice Bombay SENSEX de la India avanza un 590,0%, el Shanghai Composite de China un 106,5% (a pesar del último periodo de caídas iniciado a mediados de 2015), el índice S&P 500 de EE.UU. un 93,2% y el índice Hang Seng de Hong-Kong, con un 64,4%.

El único mercado de valores que acumula pérdidas es el índice CAC 40 de París con un retroceso del 11,1%.

domingo, 31 de marzo de 2019

¿La liberalización del cultivo de la marihuana aumenta el consumo?: el caso de EE.UU., 2006-2017


La Administración de Servicios de Salud Mental y Abuso de Sustancias (SAMHSA, por sus siglas en inglés) es una agencia federal del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. que lidera los esfuerzos de salud pública para mejorar la salud mental de la nación. La misión encomendada a la SAMHSA es reducir el impacto del abuso de sustancias y las enfermedades mentales en los ciudadanos. La agencia fue creada en 1992 por el Congreso de los EE.UU.

Centrándonos en la marihuana, en EE.UU. hay 8 estados (más Washington D.C.) donde el consumo es legal, tanto para fines medicinales como recreativos: Alaska, California, Colorado, Maine, Massachusetts, Nevada, Oregon y Washington. Cabe precisar que para el gobierno federal, la marihuana es ilegal y, por lo tanto, está prohibido llevar la planta a otros estados.

La SAMHSA ha publicado recientemente un informe donde se estima el consumo de alcohol y drogas en 2017 para todos los estados de EE.UU. En lo que concierne a la marihuana en el informe se muestra la evolución de su consumo en la última década (2006-2017). Los estados donde la marihuana medicinal y recreativa es legal generalmente registran  las tasas más altas de uso y también muestran los mayores aumentos de su consumo. Además, la tendencia es creciente desde 2006 (véase gráfico adjunto).

Oregon es el número uno entre todos los estados, con un 20% de la población adulta que admite haber consumido marihuana en el último mes de la encuesta. Vermont (19%), Washington D.C. (18%), Colorado (17%) y Alaska (17%) completan el Top 5. La media en EE.UU. es del 10%.
  

¿La liberalización del cultivo de la marihuana aumenta el consumo? Parece que la respuesta es afirmativa, al menos en EE.UU.

lunes, 4 de febrero de 2019

El diferencial de tipos de interés largo-corto plazo de la deuda pública como indicador adelantado del ciclo económico: ¿Se acerca EE.UU. a una recesión?


El Catedrático de Economía Arturo Estrella del Rensselaer Polytechnic Institute en Nueva York (y antiguo economista de la Reserva Federal de Nueva York) ha propuesto desde finales de los años ochenta la utilización de la pendiente de la curva de rendimientos (o el diferencial de los tipos de interés a largo y a corto plazo de los rendimientos de los Bonos del Tesoro) como un indicador adelantado de la actividad económica real futura y, en última instancia, de la probabilidad de la recesión o expansión de la economía americana en los siguientes 12 meses.

En síntesis, en las situaciones históricas en que el diferencial entre los Bonos del Tesoro a largo plazo (a 10 años) y a corto plazo (1 año) ha aumentado se podría esperar que el crecimiento económico mejore en un horizonte cercano (de cuatro a seis semestres), y viceversa. En el terreno empírico, la curva de rendimientos ha sido de gran utilidad como indicador adelantado de las recesiones y expansiones económicas de EE.UU. desde 1953, así como de las contracciones y expansiones en las economías de otros países, especialmente Alemania, Canadá y el Reino Unido. En general, el diferencial de tipos o la curva de rendimientos es capaz de predecir con precisión recesiones o expansiones económicas en comparación con otros indicadores económicos, incluidos los principales índices tradicionales y sus componentes, y otras variables potenciales con capacidad de predicción. Indicadores tales como los precios de las acciones y los tipos de interés pueden tener una capacidad de predicción en el futuro similar a la curva de rendimiento en determinados horizontes temporales, pero ninguno es capaz de mejorar a la curva de rendimientos como un indicador estadístico adelantado de la actividad económica real.

En el primer gráfico, se muestra para el periodo 1956 a 2018, las fechas en el que apareció la curva de rendimientos invertida (negativa) y las recesiones económicas en EE.UU.


En la primera y en la segunda columnas se muestran, respectivamente, el inicio y el final de la recesión. En la cuarta y en la quinta columnas se indica, respectivamente, el comienzo de la curva de rendimientos invertida y en cuantos meses se adelanto el inicio de la recesión económica. Por ejemplo, la última recesión económica en EE.UU. comenzó en diciembre de 2007 y finalizo en junio de 2009. En este caso la curva de rendimientos se volvió negativa en junio de 2006, con un anticipo de la recesión 23 meses antes.

En el segundo gráfico (hacer clic para ver el gráfico mas grande),  se muestra la evolución temporal de las tasas de rendimientos de los Bonos del Tesoro americano de 10 años (largo plazo) y de 1 año (corto plazo) desde 1953 a 2018. El diferencial positivo entre el tipos a largo plazo y a corto plazo alcanzo su pico positivo desde el comienzo de la la recesión de 2007 en enero de 2010 (+3,38%), y desde esa fecha se ha ido reduciendo (la curva se está aplanando). De hecho, el diferencial positivo ha registrado su mínimo en diciembre de 2018 (+0,17%) por lo que se podría invertir próximamente y, en teoría, anticiparía una nueva recesión en la economía americana.


Hay que tener cuenta - cómo mostramos en el primer cuadro - que el retraso entre la inversión de la curva y una recesión varía en el tiempo. En concreto, el retraso se sitúa históricamente entre 7 y 24 meses, con un promedio de aproximadamente 14 meses. Pero la cuenta atrás podría haber empezado.

martes, 1 de enero de 2019

Divergencia en las horas semanales trabajadas entre EE.UU. y Canadá, 1960-2018


En el gráfico se muestra la evolución de las horas semanales trabajadas promedio en EE.UU. y Canadá para el periodo 1960-2018. Los datos provienen de los indicadores económicos de la OCDE.


En los años sesenta los países tenían cifras similares (40 horas en EE.UU. y 40,33 horas en Canadá) y desde entonces ha habido una divergencia importante (42,13 horas en EE.UU. y 36,7 horas en Canadá) cuando la mayor integración de ambas economías debería haber propiciado su convergencia.

Los estudios de la Reserva Federal de EE.UU. proponen algunas explicaciones de por qué se ha dado esta divergencia importante en la horas trabajadas promedio entre ambos países.

En primer lugar, la integración económica entre países no necesariamente hace que la estructura económica sean mas similares. De hecho, la integración económica proporciona oportunidades para la especialización, gracias a la ventaja comparativa. Podría ser que Canadá se haya especializado en los sectores manufactureros donde las horas semanales trabajadas promedio son más bajas.

En segundo lugar, la legislación del mercado de trabajo puede haber cambiado. En concreto, las leyes actuales otorgan a los trabajadores más poder de negociación en Canadá que en los EE. UU. En particular, los sindicatos actualmente tienen mas voz en Canadá y su objetivo generalmente es mejorar la situación laboral de sus afiliados y, en concreto,  reducir las horas semanales trabajadas.

En tercer lugar, las prácticas laborales de estos países que tienen que ver con la realización horas extras pueden haberse vuelto más diferentes a lo largo de los años. Si los empresarios prefieren usar horas extras en lugar de contratar nuevas personas, entonces aumentan las horas promedio.