martes, 6 de octubre de 2020

Los EE.UU. ya exporta más bienes energéticos de los que importa

 

La Agencia de Información Energética de EE.UU. (U.S. Energy Information Administration, EIA) publicó recientemente el informe mensual de los datos de los mercados energéticos de EE.UU.

En el primer gráfico (hacer clic sobre el mismo para verlo más grande) destaca el importante cambio de modelo en la producción de energía primaria en EE.UU. desde el carbón hacia el gas natural como fuente de energía, impulsado tanto por la regulación como por la economía del fracking (la técnica de extracción petrolera en base a perforación de las rocas). También es muy importante el crecimiento de la energía eólica y solar, de manera especial la energía solar que está creciendo espectacularmente a una tasa interanual del 140% de junio de 2020 respecto a junio de 2019. [1] [2]

El cambio de modelo en la producción de energía primaria se traslada como cabía esperar a un cambio en el consumo de energía primaria en la economía norteamericana., tal y como se puede ver en el segundo gráfico. Se reduce ligeramente el consumo de derivados del petróleo y drásticamente el consumo de carbón, mientras aumenta espectacularmente el consumo de gas natural y también de manera destacada el consumo derivado de energía renovables, eólica y solar.

El cambio reciente de modelo energético en EE.UU. se registra también en el comercio exterior de bienes energéticos, tal y como se puede apreciar en el tercer gráfico. Históricamente, el país ha importado mucha más energía de la que ha producido, pero la expansión masiva de la producción nacional de petróleo y de gas natural ha revertido ese precedente por completo. Ahora, EE.UU. ya exporta mas bienes energéticos de los que importa (importaciones netas de energía primaria negativa). 

Gracias al fracking se convierte en el mayor productor y exportador mundial de petróleo, tras duplicar su producción en 10 años. La economía norteamericana pasó de importar 2,5 billones de Btu más de energía de la que produjo en 2006 a exportar más energía de la que importa a partir de agosto de 2019.



En el terreno político, los norteamericanos ya presumen de la "independencia energética" y de su “dominio energético” gracias al fracking. Para la OPEP, esto supone un aumento de la competencia y pérdida de influencia.

--------

[1] Quadrillion (cuatrillón) en la escala corta (EE.UU., Reino Unido, entre otros) equivale a unidades y en la escala larga (Europa, entre otros) equivale a  unidades.

[2] Una Unidad de energía Btu (british thermal unit) equivale a 1055,06 julios.


_______________________________________________________ 

Como citar esta entrada del Blog: 

Vicente Esteve, "Los EE.UU. ya exporta más bienes energéticos de los que importa", Universidad de Valencia", Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 6/10/2020,  https://vicenteesteve.blogspot.com/2020/10/los-eeuu-ya-exporta-mas-bienes.html

martes, 29 de septiembre de 2020

Draghi: sólo una "buena deuda" (pública) generada por el coronavirus salvará la economía

 


El economista italiano y ex presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dió una conferencia en el Meeting for Friendship Amongst Peoples Foundation ("Reunión por la amistad entre los pueblos") en Rimini, Italia, el 18 de agosto de 2020. Se trata de la 41ª edición de este foro católico internacional de reflexión.

La eurozona ha sufrido un golpe económico sin precedentes como resultado de meses de bloqueos relacionados con el coronavirus. Draghi, a quien se le atribuye en gran parte el mérito de salvar al euro del colapso durante la crisis de deuda de la eurozona, dijo que las medidas adoptadas por los gobiernos y los bancos centrales para apuntalar la economía habían sido "correctas". También pidió a los gobiernos europeos que se aseguren de que los montos colosales de deuda pública que están acumulando los países a raíz de la pandemia de coronavirus se inviertan en mejorar sus economías para que las generaciones futuras puedan beneficiarse.

He aquí algunos extractos de su intervención:

“La deuda (pública) creada por la pandemia no tiene precedentes y tendrá que ser saldada principalmente por los jóvenes de hoy (las generaciones futuras)".

"Europa está acumulando grandes cantidades de nuevos préstamos debido a los enormes subsidios gubernamentales necesarios para mantener a flote las empresas y los hogares durante lo peor de la pandemia".

"Pero esa deuda solo es sostenible si se utiliza con fines productivos, como inversiones en los jóvenes, en infraestructuras productivas o en investigación".

“En ese caso, se verá cómo una deuda 'buena'”.

"Sin embargo, si la deuda se utiliza con fines improductivos, se verá cómo deuda 'incobrable' y su sostenibilidad se verá erosionada".

"Pero ahora es urgente una inversión masiva de recursos intelectuales y financieros para los jóvenes. Por lo tanto, es nuestro deber brindarles los medios para pagar esta deuda y hacerlo mientras vivimos en sociedades avanzadas, en lugar de invertir recursos en iniciativas que generen rendimientos políticos garantizados e inmediatos".

“El estado de emergencia y las medidas que ha justificado no durarán para siempre. Ahora es el momento de demostrar sabiduría al elegir el futuro que queremos construir ".

Este enlace se puede ver la intervención completa de Mario Dragui en video:


_______________________________________________________ 
Como citar esta entrada del Blog: 

Vicente Esteve, "Draghi: sólo una "buena deuda" (pública) generada por el coronavirus salvará la economía", Universidad de Valencia", Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 29/9/2020, 

viernes, 25 de septiembre de 2020

El impacto del COVID-19 en el saldo por turismo de la balanza pagos a nivel internacional


El FMI ha estimado recientemente el impacto del COVID-19 en el saldo por turismo de la balanza pagos en un conjunto de países grandes y pequeños, en los cuales el turismo del exterior (que se considera una exportación de servicios) tiene una incidencia muy significativa en su PIB y en su balanza por cuenta corriente. El saldo de la cuenta corriente de un país es una medida de sus transacciones totales con el resto del mundo, que incluye pero no se limita al comercio de bienes y servicios.

En el gráfico siguiente (hacer clic para ver más grande) se presenta la estimación de cuál será el impacto directo del COVID-19 a finales de 2020 sobre el saldo por turismo con el exterior (ingresos por exportaciones de turismo y pagos por importaciones de turismo) y sobre el saldo del conjunto de la balanza por cuenta corriente (en % del PIB) de un grupo de países medianos o grandes.

COVID and Tourism

COVID-19 and Tourism

De acuerdo con el Informe publicado en agosto de 2020 por el FMI titulado 2020 External Sector Report: Global Imbalances and the COVID-19 Crisis, serían Tailandia, Grecia, Portugal, Marruecos y Costa Rica (en este orden) los países más afectados por las pérdidas en los ingresos netos del turismo (impact on exports - impact on imports) con un impacto en el saldo de la balanza por  cuenta corriente de más de 3 puntos porcentuales del PIB.

Por ejemplo, en Tailandia el país más afectado, una disminución del turismo debido al COVID-19 podría reducir las exportaciones de turismo del país en 8 puntos porcentuales del PIB y tener un impacto neto directo negativo de alrededor de 6 puntos porcentuales del PIB en su saldo de cuenta corriente de 2020. Ello supone que la crisis del turismo erosionaría la mayor parte de los 7 puntos porcentuales sobre el PIB del superávit de la cuenta corriente de 2019. 

España se sitúa en el puesto sexto de incidencia y se estima en 2020 una caída de los ingresos por turismo exterior de 4 puntos porcentuales, con un impacto neto directo negativo de alrededor de 2,6 puntos porcentuales del PIB en su saldo de cuenta corriente de 2020. 

_______________________________________________________

Como citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve, "El impacto del COVID-19 en el saldo por turismo de la balanza pagos a nivel internacional", Universidad de Valencia", Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 25/9/2020, 

lunes, 7 de septiembre de 2020

Evolución de los tipos de interés de las hipotecas a tipo fijo a 30 años en EE.UU., 1971-2020


En está entrada del Blog mostramos la evolución de los tipos de interés de las hipotecas a tipo fijo a 30 años en EE.UU. para el periodo 1971-2020, con especial incidencia en la era post-COVID-19. 

Freddie Mac y Fannie Mae son las dos grandes agencias gubernamentales financieras que garantizan la mayor parte de las hipotecas concedidas en los EE.UU. y que están patrocinadas por el gobierno federal. Históricamente eran compañías privadas que operaban con permiso del gobierno y bajo su reglamentación. A finales del 2008, tras la crisis financiera, el gobierno de EE.UU. se hizo cargo de las operaciones de ambas compañías. Ambas agencias trabajan con prestamistas en lugar de con consumidores finales que toman préstamos de estos prestamistas. En conjunto, estas compañías representan en la actualidad un stock de 5,4 billones de dólares en hipotecas, que es aproximadamente la mitad del total de préstamos para la vivienda en el país.

Las garantías a los préstamos que otorgan Fannie Mae y Freddie Mac reducen el riesgo para los prestamistas que hacen préstamos y para los inversores que podrían adquirirlos. Esto hace que los préstamos hipotecarios sean mas asequibles y contribuye a la disponibilidad de préstamos a tipos de interés fijos a 30 años. Por lo general, las hipotecas que no pueden obtener las garantías de Fannie Mae o Freddie Mac son mas caras.

Por un lado, Fannie Mae fue creada durante la Gran Depresión en el año 1938) impulsada por el presidente Franklin D. Roosevelt. Su nombre original es Federal National Mortgage Association (FNMA) y surge a partir de la Federal Home Loan Bank Act, con el objetivo de impulsar la posibilidad de que mas ciudadanos americanos tuvieran acceso a un hogar. Fannie Mae no funciona como un organismo que presta dinero para comprar una vivienda, sino como un intermediario. Siendo uno de los mayores compradores de préstamos hipotecarios del mercado secundario, puede respaldar y garantizar estas hipotecas a través de entidades financieras que están adscritas a sus servicios.

En 1968 Fannie Mae se transformó en una empresa. En lugar de utilizar los impuestos para sus operaciones, el Congreso de EE.UU. aprobó hacer una oferta pública para conseguir capital a través de accionistas. Desde entonces, aunque está patrocinada por el gobierno, sus inversores son propietarios de esta agencia. En definitiva, este organismo se separaría del gobierno para convertirse en una GSE (Government Sponsored Enterprise) o agencia paragubernamental.

Por otro lado, Freddie Mac conocida como FHLMC (Federal Home Loan Mortgage Corp) fue creada como agencia gubernamental durante la presidencia de Richard Nixon, en el año 1970. En ese momento, el Congreso impulsó su puesta en marcha para que pudiera competir con Fannie Mae. La diferencia principal con respecto a ésta, es que Freddie Mac podía comprar cualquier tipo de hipoteca.

Freddie Mac es uno de los resultados de la entrada en vigor de la Emergency Home Finance Act de 1970. El objetivo de su creación fue ampliar el mercado secundario de créditos hipotecarios y, al mismo tiempo, reducir las tasas de interés de riesgos para las entidades financieras. Posteriormente, este organismo se separaría del gobierno para convertirse también en una GSE, por lo que existe la posibilidad de comprar acciones para participar en ellas. Al igual que Fannie Mae, su labor no está enfocada en otorgar un préstamo hipotecario, sino en crear condiciones de liquidez para bancos, uniones de crédito y entidades de ahorro.

Aunque ambas agencias paragubernamentales tienen el mismo objetivo, dos son las principales diferencias: 

(1) Fannie Mae ofrece el préstamo conocido como HomeReady ("listo para el hogar") mientras que Freddie Mac ofrece el programa Home Possible ("hogar posible") en las que se impone diferentes condiciones de elegibilidad a los solicitantes y de condiciones de los préstamos hipotecarios.

(2) Fannie Mae crea las condiciones de mayor acceso al crédito comprando las hipotecas de los bancos comerciales más importantes. Por el contrario, Freddie Mac busca el mismo objetivo pero adquiriendo estos compromisos de financiación de entidades financieras más pequeñas o locales que tienen una menor exposición.

¿Cómo afecta la política monetaria de la Reserva Federal de EE.UU. a los tipos de interés de las hipotecas a tipo fijo a 30 años de la economía norteamericana?

La política monetaria afecta a los tipos de interés de la economía incluidos los tipos de interés de las hipotecas, que a su vez influyen a las decisiones en el mercado de la vivienda. Si bien la Reserva Federal de EE.UU. no tiene la capacidad de fijar directamente los tipos de interés de las hipotecas, sí puede diseñar las políticas monetarias que afectan indirectamente a estas tasas. La influencia de la Reserva Federal se puede ver en cómo sus acciones afectan el precio del crédito a corto plazo, que luego se refleja en los tipos de interés a largo plazo de los prestamos hipotecarios que los prestamistas ofrecen a los posibles prestatarios.

El efecto dominó comienza cuando la Reserva Federal encarece el endeudamiento de los bancos al fijar unas tasas de los fondos federales (tipos de interés de referencia) más altas, los bancos a su vez transfieren los costes mas altos a sus clientes. Los tipos de interés sobre los préstamos de los consumidores, incluidos los hipotecarios, tienden a subir. Y a medida que suben los tipos de interés a corto plazo, los tipos de interés a largo plazo también suelen subir. En este sentido, si finalmente la tasa de interés del bono del Tesoro de EE.UU. a 10 años sube, ello se traslada a un aumento de los tipos de interés de las hipotecas a tipo fijo a 30 años, ya que, en general, la primera influye en la segunda.

La evolución de los tipos de interés (nominales) de las hipotecas a tipo fijo a 30 años en EE.UU. para el periodo 1971-2020 se muestra en el gráfico adjunto (hacer clic para verlo más grande). Los datos provienen de la encuesta nacional de tasas hipotecarias de Freddie Mac (datos del mercado hipotecario primario con frecuencia semanal, hasta el jueves).


El último dato disponible de las tasas hipotecarias las sitúan en el 2.93% en mínimos históricos. La caída de los niveles por debajo del 3% comenzó el 16 de julio de este año. El anterior mínimo en la era pre-COVID-19 se alcanzó el 2 de mayo de 2013 con un 3,35%.

¿Cómo ha influido la política monetaria de la Reserva Federal en estas caídas desde el inicio de la pandemia en EE.UU.?

Los tipo de interés hipotecarios comenzaron a caer semanas antes del primer recorte de tasas de los fondos federales del año por parte de la Reserva Federal el 3 de marzo de 2020. Posteriormente, 12 días después de esa reducción de medio punto porcentual, la Reserva Federal anunció otro recorte sorpresa de un punto porcentual completo, estableciendo el objetivo actual para las tasas de los fondos federales en un rango de 0% al 0,25%.

El banco central anunció que no subirá la tasa "hasta que esté seguro de que la economía ha resistido los eventos recientes" y el empleo y la inflación vuelvan a la normalidad, por lo que es previsible que las tasas hipotecarias se mantengan en niveles históricamente bajos.

_______________________________________________________

Como citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve, "Evolución de los tipos de interés de las hipotecas a tipo fijo a 30 años en EE.UU., 1971-2020", Universidad de Valencia", Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 7/9/2020, 

lunes, 20 de julio de 2020

Escala de remuneraciones (salarios y pensiones) en España en 2018



En el cuadro adjunto (hacer clic para verlo más grande) aparece la escala de mayor a menor de las remuneraciones (salarios y pensiones) en la economía española a finales de 2018. Para los salarios se ha utilizado los últimos datos publicados por el INE en su Encuesta anual de estructura salarial 2018 (publicada el 25 de junio de 2020). Los datos para 2018 de las pensiones han sido extraídos del Boletín Informativo de la Seguridad Social: Gestión Económica 2018, diciembre, del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Aunque existen datos más recientes de las pensiones hemos utilizado los de 2018 a efectos de comparación homogénea con los salarios.


Conviene recordar que hay tres maneras de medir el salario a) el salario medio (o media estadística) que se obtiene de la remuneración total de los salariados (trabajadores por cuenta ajena) dividida por el número total de ocupados asalariados); b) el salario mediano (o mediana estadística) que divide el número de trabajadores entre los que tienen un salario superior al mediano y los que tienen un salario inferior al mediano; y c) el salario más frecuente (o moda estadística) que refleja el salario que más individuos tienen en la población ocupada. Este último indicador es el más adecuado para medir el salario representativo de un trabajador. 

En prime lugar, el salario medio bruto (antes de efectuar retenciones de las cuotas de la seguridad social y del IRPF) se sitúo en 2018 en 1.714,9 euros al mes, mientras que el salario mediano y mas frecuente se situaron en 1.434,1 y 1.319,2 euros, respectivamente. La diferencia entre este salario medio y el salario más frecuente fue de 395,7 euros al mes (5.539,8 euros al año). Esto significa que había pocos trabajadores con salarios muy altos pero que influyeron de manera muy significativa en el salario medio.

En segundo lugar, la pensión media de jubilación (1.251,6 euros) y la pensión media total (1.059 euros, ponderada por los regímenes de incapacidad permanente, de jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares) van recortando la "brecha" con el salario más frecuente a medida que pasan los años. Esto nos indica que el sistema de pensiones español es demasiado "generoso".  

Existe una gran cantidad de indicadores que nos previenen del grado de "generosidad" de un sistema de pensiones. El más importante es la llamada tasa de reemplazo. La tasa de reemplazo mide el porcentaje del último sueldo que cubre la pensión, por tanto una tasa de reemplazo alta sería sinónimo de un sistema de pensiones generoso. 

En España, la tasa de reemplazo neta (eliminando el efecto de los impuestos y de las cotizaciones sociales de cada país) es muy alta según los últimos datos publicados por la OCDE para finales de 2018 (véase siguiente gráfico, situarse encima del país para ver su tasa de reemplazo). Con mas detalle, los jubilados españoles cobraban ese año una pensión media equivalente al 83,4% de su último sueldo y esa tasa de reemplazo era claramente superior a la de sus homólogos del resto de Europa y de la OCDE. Así, en la Unión Europea (28 países) la tasa de reemplazo media era del 63,5%, en los países de la OCDE (37 países que se consideran desarrollados) era del 58,6%, mientras que en Alemania era aún más baja ese año (51,9%).


En tercer lugar, la dispersión observada en las pensiones entre las diversas Comunidades Autónomas refleja la dispersión de las cotizaciones asociadas a los diferentes salarios medios en el pasado. De este modo, la pensión media de jubilación más alta se alcanza en el País Vasco (1.584,9 euros), mientras que la pensión media de jubilación más baja se alcanza en Extremadura (999,2 euros).

En cuarto lugar, el salario medio mensual de los hombres (1.909,8 euros) es superior al de las mujeres (1.500,8 euros). Por tanto, el salario promedio mensual de las mujeres fue en 2018 un 21,4% inferior al de los hombres. No obstante, esta diferencia debe matizarse en función de otras variables (tipo de contrato, de jornada, ocupación, antigüedad, etc.) que inciden de forma determinante en el salario mensual final. No obstante, si tenemos en cuenta la definición de la Unión Europea del indicador estructural “brecha salarial entre mujeres y hombres”, que utiliza la ganancia ordinaria por hora trabajada como base de la comparación, la diferencia se situó en tan sólo el 10,0%. [1]

En quinto lugar, por tipo de actividad el salario medio es mas alto en los sectores de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado (3.659,8 euros, un 113,4% superior a la media nacional). -sectores oligopolísticos y regulados- lo cual debería ser un incentivo para los alumnos de ingeniería y de formación profesional de estas ramas, mientras que los peor pagados son los trabajadores de la hostelería (1.024,6 euros, un 40,3% inferior a la media nacional), lo cual tampoco  debe sorprendernos (actividades con baja productividad y valor añadido).

Por último, en relación al nivel de estudios, el salario medio mensual es mayor en 2018 a medida que aumenta el nivel educativo. Así, los trabajadores sin estudios o que no habían completado la Educación primaria tuvieron una remuneración mensual de 1.085 euros, inferior en un 36,7% al salario medio mensual general. En el otro extremo, el salario medio mensual de los licenciados y doctores universitarios (2.704,9 euros) superó en un 57,7% al salario mensual medio. Ampliar los estudios es rentable a medio y largo plazo.

----------
[1] El indicador “brecha salarial entre mujeres y hombres”, definido por la Oficina de Estadística de la Unión Europea (Eurostat), representa la diferencia entre la ganancia por hora de hombres y de mujeres asalariados, como porcentaje de la ganancia hora de los hombres. Eurostat lo calcula únicamente para los asalariados que trabajan en unidades de 10 y más trabajadores y en la ganancia hora incluye los pagos por horas extraordinarias realizadas pero excluye las gratificaciones extraordinarias. Mas detalle en:

http://ec.europa.eu/eurostat/web/labourmarket/earnings

_______________________________________________________

Como citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve, "Escala de remuneraciones (salarios y pensiones) en España en 2018", Universidad de Valencia", Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 20/7/2020, http://vicenteesteve.blogspot.com/2020/07/escala-de-remuneraciones-salarios-y.html

domingo, 28 de junio de 2020

Evolución histórica de las variables macroeconómicas fiscales de la economía española, 1964-2019, y proyecciones 2020-2021


Entrada elaborada conjuntamente con María A. Prats de la Universidad de Murcia

En esta entrada del Blog se presenta la senda temporal de las principales variables macroeconómicas fiscales de las AA.PP. españolas (medidas en % del PIB) actualizadas para el periodo 1964-2019 y las últimas proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) para el periodo 2020-2021. Con más detalle, se ha añadido la cifra provisional del año 2019 y se han corregido también todas las cifras anteriores con datos actualizados de las nuevas series elaboradas por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los datos provienen de las Cuentas Financieras de la Economía Española elaboradas por el Banco de España y de la Contabilidad Nacional de España elaborada por el INE. También se presentan proyecciones de déficit público total (incluyendo los pagos de intereses de la deuda pública acumulada) y del stock de deuda pública bruto (según la metodología del Déficit Público Excesivo, PDE), proyecciones elaboradas el pasado 25 de junio por el FMI para el periodo 2020-2021. Por último, se muestra la evolución histórica del stock de deuda pública en % del PIB para España para el periodo 1850-2019 y las previsiones para 2020-2021.

Nos gustaría destacar los tres últimos periodos de la historia presupuestaria de la economía española: a) el ajuste fiscal del periodo 1996-2007; b) el deterioro brusco y profundo de las finanzas públicas en los años 2008 y 2009, después del inicio de la crisis económica derivada de la crisis financiera internacional; y c) el nuevo periodo de ajuste fiscal que comenzó en el año 2010 que avanza a un ritmo excesivamente lento para garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas a largo plazo. Este problema se va agravar considerablemente con la recesión provocada por el COVID-19, tanto por el aumento del gasto público como por la merma de la recaudación de los ingresos públicos.

En el primer gráfico (hacer clic para verlo mas grande) aparece la evolución de los ingresos totales, los gastos totales y los gastos netos de intereses de la deuda pública o gastos públicos primarios. En primer lugar, destacar el hundimiento de los ingresos en 2008 y 2009, y el espectacular crecimiento de las dos variables representativas de los gastos públicos en los años posteriores a 2008. En segundo lugar, a pesar de los esfuerzos realizados, los gastos totales y los gastos sin intereses de la deuda pública se situaron a finales de 2019 en el 42,1% y el 39,8% del PIB, respectivamente. Por último, los ingresos públicos se estancan respecto a 2018, lejos todavía del máximo de recaudación alcanzada en 2007 (41,4% del PIB), último año del periodo de expansión económica registrado en la economía española (1995-2007).



En el segundo gráfico se presenta la evolución del ahorro bruto total y del ahorro bruto primario (excluido los pagos de intereses de la deuda pública) del total de las AA.PP. La primera variable se obtiene del saldo conjunto de las cuentas corrientes (ingresos y gastos corrientes) de las AA.PP. (cuentas de producción, distribución y utilización de la renta). El ahorro bruto total y primario, que había crecido ininterrumpidamente en una década (desde 1997 a 2007), retrocedió bruscamente en el año 2008 y alcanzó en 2009 niveles negativos no conocidos en esta serie histórica. En el periodo 2009-2019 el ahorro público primario ha registrado una importante mejora (4,3 puntos porcentuales en % del PIB) hasta situarse en un nuevo superávit en 2019 (+1,4 puntos porcentuales en % del PIB), mientras que el desequilibrio negativo en el ahorro público total se ha reducido en 3,7 puntos porcentuales hasta alcanzar en 2019 un ligero déficit (-0,9 puntos porcentuales del PIB). Recordar que el mantenimiento de saldos de ahorro público equilibrados permite cumplir la "regla de oro" de la política fiscal: emitir deuda pública solamente para financiar la inversión pública.



En el gráfico 3 se presenta la evolución temporal del superávit o déficit de las AA.PP. total y primario (excluidos los pagos de intereses de la deuda pública). Con más precisión, se trata de la capacidad (+) o necesidad de financiación (-) total y neta de intereses, obtenida como suma del ahorro bruto y del saldo de la cuenta de capital de las AA.PP. En este caso, se incluye además de los ingresos y gastos públicos corrientes, los ingresos y los gastos de capital de las AA.PP., incluida la inversión pública, entre otras partidas.



Como se puede observar en el gráfico, un periodo significativo de ajuste fiscal comenzó después de 1995 (año en el que se alcanzó un déficit público récord hasta entonces del -6,6%), para posteriormente reducirse en años sucesivos el déficit hasta el año 2004, y generándose superávit públicos crecientes en el periodo 2005-2007. Nuevamente, el año 2008 marca un cambio de tendencia brusco, al aparecer cifras de déficit público total del -4,5%, cifras no registradas desde el año 1996. En el año 2009 se alcanzó una nueva cifra récord: un -9,4% de déficit público primario y un -11,1% de déficit público total en estos 53 últimos años de historia de la hacienda pública española. El proceso de consolidación fiscal que había tenido relativo éxito en el periodo 2010-2011, se frenó significativamente en 2012, aunque se ha vuelto ha encauzar en los años 2013 a 2019, con un ligero paso atrás en el último ejercicio presupuestario. Con más detalle, el déficit público total se ha reducido desde 2012 en 7,9 puntos porcentuales del PIB, hasta alcanzar el 2,8% del PIB, mientras que el déficit público primario se ha reducido en 7,2 puntos porcentuales del PIB, hasta situarse muy cercano al equilibrio (-0,5% del PIB) .

No obstante, el déficit público total actual (-2,8% del PIB) está todavía lejos del equilibrio presupuestario. El problema fiscal refleja todavía tanto la insuficiente caída del gasto público, como sobre todo un problema de insuficiencia recaudatoria.

En el gráfico 4 se muestra la senda temporal de dos variables representativas del stock de deuda pública de las AA.PP. La primera es el stock de deuda pública total medido por el conjunto de los pasivos financieros totales de las AA.PP. En el segundo caso, la segunda variable representativa del stock de deuda pública (menor en niveles por las partidas que incluye) es construido según la metodología del Protocolo de Déficit Excesivo (PDE) incluido en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la zona del euro (esta es la cifra oficial que pública el Banco de España y el Banco Central Europeo sobre el total de la deuda pública española). En ambos casos, la reducción es espectacular desde el año 1996 hasta el año 2007, y nuevamente se produce un deterioro muy significativo y persistente desde el inicio de la crisis financiera internacional en el año 2008. Con más detalle, en el año 2019 el stock de deuda pública según la metodología del PDE se sitúa ya claramente por debajo del 100%, pero sobrepasando ampliamente el límite impuesto por el Tratado de Maastricht (60% del PIB). Con mas detalle, el stock de deuda pública según el PDE se situó a finales de 2019 en 1.188.862 millones de euros (95,5% del PIB), mientras que el stock de deuda pública total (que incluye más pasivos de las AA.PP.) sigue creciendo y alcanzó la cifra de 1.761.110 millones de euros (141,4% del PIB).



En los gráficos 5 y 6 se han añadido a los gráficos 3 y 4, algunas previsiones del FMI disponibles para el periodo 2020-2021 de las cifras del déficit público total y del stock de deuda pública según la metodología PDE. Las previsiones del FMI aparecen en el informe IMF, World Economic Outlook Update, June 2020, publicado el pasado 25 de junio.





Por una parte, las previsiones disponibles para el déficit público total (gráfico 5) del FMI indican que el paron del proceso de ajuste fiscal en 2019-2020 derivado de la recesión económica generada por el COVID-19 llevarían a que el déficit del conjunto de las AA.PP. alcance a finales de 2020 y 2021 el -2,8% y el -13,9% del PIB, respectivamente, situándose en 2021 muy por encima del límite impuesto por el Tratado de Maastricht del -3%, con niveles superiores al alcanzado en 2012 (-10,7%) en el peor año tras la crisis financiera y económica iniciada en 2008. 

Por otra parte, las previsiones del FMI sobre la evolución del stock de deuda pública según la metodología del PDE (gráfico 6) estiman que el stock de deuda pública se situará a finales de 2019 y 2020 en el 123,8 y 124,1 % del PIB, respectivamente, cifras que más que doblan el límite impuesto en el Tratado de Masstricht del 60% del PIB. La previsiones del Gobierno de España para el periodo 2020-2021 las dejamos en "stand-by" a la espera de los presupuestos de 2021.

Por último, en el gráfico 7 se muestra la evolución histórica del stock de deuda pública en % del PIB para España para el periodo 1850-2021 y las previsiones para 2020-2021. 


La situación actual de la dinámica de la deuda pública se encamina sin control hacia los peores episodios de nuestra historia económica reciente: la I Guerra de Cuba de 1868-1878 en el reinado de Alfonso XII y la II Guerra de Cuba-Crisis de 1898 en el regencia-reinado de su hijo Alfonso XIII.


_______________________________________________________

Como citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve, "Evolución histórica de las variables macroeconómicas fiscales de la economía española, 1964-2019, y proyecciones 2020-2021", Universidad de Valencia", Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 6/6/2020, http://vicenteesteve.blogspot.com/2020/06/evolucion-historica-de-las-variables.html

jueves, 14 de mayo de 2020

La incidencia de COVID-19 en las importaciones de EE.UU. de China: ¿un nuevo efecto de desviación de comercio?


En un trabajo reciente de la Federal Reserve Bank of New York se cuantifica la incidencia de COVID-19 en las importaciones de EE.UU. de China. De ese estudio se pueden extraer tres conclusiones relevantes.

En primer lugar, cómo se puede observar en el siguiente gráfico, las importaciones procedentes de China (línea azul) disminuyeron drásticamente en el primer trimestre de 2020, mientras que las importaciones estadounidenses en general disminuyeron en menor medida (línea roja).


En segundo lugar, resulta interesante ver el comportamiento de las empresas importadoras estadounidenses de productos chinos por el valor de sus importaciones (tamaño del pedido a China). Como se puede observar en el siguiente gráfico, si bien la mayoría de los grandes clientes estadounidenses continuaron comerciando con sus proveedores chinos, los de menor tamaño parecen haber tenido más dificultades para continuar sus relaciones comerciales con proveedores chinos después del inicio de las medidas restrictivas adoptadas en China en relación al COVID-19.


En tercer lugar, tal y como muestran las cifras del siguiente cuadro, se puede constatar una "desviación de comercio" de las importaciones estadounidenses de proveedores chinos a proveedores de otros países asiáticos ocasionada por el COVID-19. [1]


La caída en las importaciones de China ha generado un cambio importante en el abastecimiento de las empresas estadounidenses hacia otros países para varias categorías de productos. En las tres primeras columnas del cuadro se registra la participación en las importaciones estadounidenses de diferentes países (incluida China) en marzo de 2019, en junio de 2020 y en marzo de 2020 (en plena incidencia del COVID-19). En las tres siguientes columnas se presenta la misma información pero utilizando la participación en valor.

Destacar algunos indicios de "desviación de comercio".

Por un lado, el % de cuota de mercado de China en las importaciones de EE.UU. en los sectores textil, calzado y maquinaria (o bienes de equipo) disminuyó de manera importante en marzo de 2020, tanto en comparación con marzo de 2019 como en comparación con enero de 2019.

Por otro lado, el % de la cuota de mercado del sector textil cuyo origen son los proveedores de la India y de Bangladesh aumentó de manera muy significativa. Al mismo tiempo, Vietnam ganó cuota de mercado en el sector de calzado y en el sector de maquinaria, y Alemania en el sector de maquinaria. Y estas ganancias de las cuotas de mercado no son solo en términos relativos (3 primeras columnas) sino también en términos de valor  de las importaciones (3 últimas columnas).

---------
[1] Ya tuvimos ocasión de mostrar otro efecto de "desviación de comercio" de las importaciones estadounidenses de proveedores chinos a proveedores de otros países asiáticos ocasionada por los nuevos aranceles de EE.UU. a China y la guerra comercial:

Vicente Esteve, “Los nuevos aranceles de EE.UU. a China genera una desviación de comercio de las importaciones chinas”, Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 20/2/2020, http://vicenteesteve.blogspot.com/2020/02/los-nuevos-aranceles-de-eeuu-china.html.

_______________________________________________________

Como citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve, "La incidencia de COVID-19 en las importaciones de EE.UU. de China: ¿un nuevo efecto de desviación de comercio?", Universidad de Valencia", Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 14/5/2020, http://vicenteesteve.blogspot.com/2020/05/la-incidencia-de-covid-19-en-las.html

sábado, 2 de mayo de 2020

La evolución de la diferencia de renta y de riqueza entre las familias con titulados y sin titulados universitarios en EE.UU., 1956-2016


En un trabajo reciente [1] de la Reserva Federal de St. Louis que utiliza micro datos  de las familias norteamericanas (encuestas de las finanzas de los consumidores) se muestra que la brecha de renta y riqueza entre las familias con titulados universitarios y los familias sin titulados universitarios sigue creciendo en EE.UU. desde mediados de los años 70. En otras palabras, la desigualdad de renta y riqueza aumenta entre estos dos tipos de familias aumenta con el paso del tiempo. Este fenómeno se conoce como la "prima" de la riqueza universitaria. Y además, el estatus quo en el top 10% de la riqueza acumulada se mantiene en ambos grupos. No es la primera vez que se realiza un estudio de este tipo con datos de EE.UU., pero sí el primero en utilizar un horizonte temporal tan amplio.

El primer gráfico muestra la evolución temporal de la renta media (parte A del gráfico) de la riqueza media (parte B del gráfico) de cada grupo (familias con titulados universitarios y sin titulados universitarios) para el periodo 1956-2016. Las series han sido normalizadas tomando un valor 1 para el año 1971. La divergencia es creciente desde finales de los años 70, multiplicándose por 1,5 en el caso de la renta media y 3 veces en el caso de la riqueza media al final de la muestra en 2016, y acelerándose en mayor medida desde finales de lo ochenta. [2]



En el segundo gráfico se representa la ratio de la riqueza/renta para la cada uno de los dos grupos.

Como la riqueza promedio ha aumentado más que la renta promedio, tanto para familias con titulados universitarios como para las que no tienen titulados universitarios, las ratios riqueza/renta han crecido en ambos casos. Sin embargo, el aumento de la ratio ha sido mucho mayor para los hogares universitarios debido a su enorme aumento de la riqueza.

Con más detalle, la ratio riqueza/renta se ha duplicado para los hogares con titulación universitaria pasando de 4,4 veces en 1971 a 8,5 veces en 2016. Por el contrario, en el caso de las familias sin titulados universitarios el crecimiento de la ratio fue de tan solo eel 27%, pasando de alrededor de 3,7 veces a 4,7 veces.


Veamos con más detalle el nivel de desigualdad en el reparto de la riqueza por grupos de acumulación de riqueza en ambos tipos de familias. 

En el último gráfico se muestra la proporción de las familias que pertenecen al rango 50 % inferior, al rango del 50-90 % medio y al rango 10 % superior de la distribución de riqueza acumulada dentro del grupo de familias con titulados universitarios (parte A del gráfico) y de las familias con titulados no universitarios (parte B del gráfico). [3]


Como se puede extraer del gráfico, como media de todo el periodo, entre las familias con titulados universitarios alrededor del 23 % de la riqueza pertenece al 10 % superior de la distribución de riqueza acumulada, el 45% de la riqueza al 50-90% y el 32% de la riqueza acumulada al 50 % inferior. Por tanto, hay solo pequeñas fluctuaciones alrededor de estas medias a lo largo del periodo completo. En lo que concierne a las familias sin titulados universitarios, los las proporciones de los tres rangos de acumulación de riqueza son del 6%, 38% y 56%, respectivamente, pero existe una tendencia muy clara en el tiempo hacia la caída de está acumulación en el 10% superior y a un aumento de la acumulación en el 50% inferior.

En síntesis, el estudio muestra algunas cuestiones relevantes.

Por un lado, los datos relativos a que familias norteamericanas llegan al 10% superior de la distribución de la riqueza, indican que la proporción de familias sin titulados universitarios en el grupo ha disminuido con el paso del tiempo.

Por el contrario, la proporción de familias con titulados universitarios que llegan a este grupo del 10% superior se ha mantenido muy estable con el paso del tiempo. 

En definitiva, el estudio sugiere que obtener un título universitario en EE.UU. no aumenta la probabilidad de llegar al grupo que acumula en 10% de la riqueza. De hecho, un título universitario parece ayudar a las familias de este grupo de titulados a mantener el estatus quo (el escalón, su rango), pero no a alcanzar la cúspide (el 10%). 

----------
[1] Bartscher, A. K., Kuhn, M. y Moritz S. (2020): "The College Wealth Divide: Education and Inequality in America, 1956-2016", Federal Reserve Bank of St. Louis Review, First Quarter, 102 (1), pp. 19-49.
[2] La definición exacta que se entiende por una familia con titulados universitarios y una familia sin titulados universitarios puede verse en el artículo.
[3] En el gráfico el valor 1 representa al 100% de la riqueza acumulada.

_______________________________________________________

Como citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve, "La evolución de la diferencia de renta y de riqueza entre las familias con titulados y sin titulados universitarios en EE.UU., 1956-2016", Universidad de Valencia", Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 2/5/2020, http://vicenteesteve.blogspot.com/2020/05/la-evolucion-de-la-diferencia-de-renta.html

viernes, 3 de abril de 2020

La incidencia del COVID-19 en un índice de estrés financiero de EE.UU.



Los bancos centrales cono el Banco Central Europeo, los organismos internacionales como el FMI, los reguladores de los mercados de valores y de las entidades bancarias, y los analistas de los mercados financieros y de los servicios de estudios de los bancos privados, entre otros, utilizan una variedad de indicadores para supervisar las condiciones del mercado financiero. Muchos indicadores se construyen a partir de precios y de tipos de interés de los mercados financieros, ya que la información sobre el estado de "salud" de la economía, de un banco o de una empresa no financiera se refleja a menudo en las condiciones de los mercados de renta variable y de deuda pública o privada.

Uno de estos indicadores sintéticos más utilizados son los índices de estrés financiero o los índices de condiciones financieras (siglas FSI y FCI en inglés, respectivamente).

La Reserva Federal de St. Louis de EE.UU. calcula el St. Louis Financial Stress Index (STLFSI) para recoger en un índice diferentes tipos de estrés del mercado financiero. El STLFSI, como todos los demás FSI, intenta medir el estrés del mercado financiero combinando muchos indicadores en un solo número de índice. Este número de índice sería una medida agregada (media ponderada) del estrés del mercado financiero. Los datos del índice son semanales y comenzaron el 31-12-1993.

Quizá el más conocido estrés del mercado financiero es la caída de los precios de los activos del mercado financiero (como los precios de las acciones), ya que podría indicar expectativas de menores ganancias de las empresas debido a un crecimiento más lento de la actividad económica agregada. 

Otros tipos de estrés incluyen cambios en las percepciones del mercado del "riesgo" futuro en diferentes formas. Por ejemplo, el riesgo a menudo se mide examinando los diferenciales ("spread") de los tipos de interés entre dos activos financieros. En este contexto, el riesgo de impago o de incumplimiento ("default") se aproxima normalmente como la diferencia entre las rentabilidades de un activo "de riesgo" (por ejemplo, bonos corporativos) y un activo "libre de riesgo" (por ejemplo, bonos de deuda pública de los EE.UU.)  También el diferencial entre las rentabilidades los bonos de deuda pública a corto y a largo plazo de EE.UU. (o curva de rentabilidad) es utilizado frecuentemente como un indicador adelantado del crecimiento económico futuro.

El índice STLFSI se calcula utilizando un análisis de componentes principales (ACP), que es un método estadístico para extraer una pequeña cantidad de factores responsables del movimiento conjunto de un grupo más grande de variables.   El STLFSI mide el grado de estrés financiero en los mercados de EE.UU. y se construye a partir de 18 series de datos semanales: 7 series de tipos de interés, 6 diferenciales de rentabilidad de activos financieros y otros 5 indicadores:


Cada una de estas variables captura algunos aspectos del estrés financiero. En consecuencia, a medida que cambia el nivel de estrés financiero en la economía, es probable que las series de datos se muevan juntas.

¿Cómo podemos interpretar el índice? El valor promedio del índice, que comienza a fines de 1993, está diseñado para ser 0. Por lo tanto, 0 se considera que representa las condiciones normales del mercado financiero. Los valores por debajo de 0 sugieren una tensión del mercado financiero por debajo de la media de la serie, mientras que los valores por encima de 0 sugieren una tensión del mercado financiero por encima de la media.

En el primer gráfico se presenta la evolución de STLFSI desde el 31-12-1993 hasta el 27-3-2020.




Varios acontecimientos en el STLFSI alcanzo un nivel negativo elevado y, por lo tanto, nivel de estrés financiero merecen destacarse:
  • El 9-10-1998 el valor llega al 2,28. La causa está en el rescate por otras entidades financieras bajo la supervisión de la Reserva Federal de EE.UU. del fondo de inversión de carácter especulativo LCTM (Long-Term Capital Management) bajo la supervisión de la Reserva Federal de EE.UU., como consecuencia de la crisis financiera rusa. El Fondo cerró a comienzos del 2000.
  • El 21-9-2011 el valor llega a 2,03. La causa está en la reacción de los mercados financieros a los atentados del 11 de septiembre contra la Torres Gemelas de Nueva York.
  • El 21-3-2008 el valor llega a 2,59. La causa está en la quiebra del Banco de Inversión Bear Sterns que dedicaba la mayor parte de sus activos a las titulizaciones de activos, especialmente hipotecas basura "sub-prime".  La Reserva Federal de EE.UU. tuvo que acudir de emergencia al rescate y finalmente fue adquirido por la empresa de servicios financieros J.P. Morgan Chase.
  • El 10-10-2008 el valor llega a 9,28 (el máximo hasta la actualidad). La causa está en la quiebra de la compañía global de servicios financieros Lehman Brothers, a consecuencia de la crisis de la hipotecas "sub-prime". La compañía fue finalmente liquidada en marzo de 2012.
  • La última escalada del valor del índice ha sido desde la confirmación de la gravedad de la extensión del COVID-19: el 28 de febrero del 2020 alcanzó el valor de 0,52, el 6-3-2020 el valor de 1,12 y, sobre todo, desde el 13-3-2020, cuando alcanzó el 3,41 después de que la OMS reconocía una Pandemia a escala global el 11-3-2020. El último dato disponible para el índice STLFSI es de 5,14 para el 27 de marzo de 2020.
En el segundo gráfico se puede observar con más detalle a través de un zoom la escalada del valor del índice de estrés financiero desencadenada por la pandemia del COVID-19.


-----------
[1] Los principales índices FSI y FCI son: el St. Louis Fed’s Financial Stress Index, el Chicago Fed National Financial Conditions Index, el ECB Global Index of Financial Turbulence, los tres FSI construidos por el FMI (sector bancario, mercado de valores y tipos de cambio), el OECD Financial Conditions Index, el Goldman Sachs FCI, el Deutsche Bank FCI, el Bloomberg FCI y el  Citi FCI.

_______________________________________________________

Como citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve, "Los efectos de COVID-19 sobre los mercados de valores internacionales", Universidad de Valencia", Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 3/4/2020, http://vicenteesteve.blogspot.com/2020/04/la-incidencia-del-covid-19-en-un-indice.html

martes, 31 de marzo de 2020

Los efectos de COVID-19 sobre los mercados de valores internacionales


El pánico por la pandemia global del COVID  coloca a los mercados de valores internacionales en caída libre.

A continuación se muestra un cuadro de la rentabilidad en moneda local de los índices de  los mercados de valores de 72 países. En la primera columna se ha calculado la variación mensual del índice del 17 de marzo del 2020 respecto al mes anterior, mientras que en la segunda columna aparece la variación anual del 17 de marzo de 2020 respecto al mismo mes de 2019.

La caída media mensual de todos los índices es del 20,43%. Rusia encabeza el ranking de las caídas mensuales de los precios de las acciones con un 34,67%.  Otro grupo de siete países han caído mas de un 30% mensual, entre los que se incluye  varios de la zona euro (Grecia, Italia, Austria e Irlanda por ese orden). Otros países de la zona euro como Francia y Alemania registraron caídas de cerca del 30%, mientras que otros países BRIC, como Brasil e India, registraron una caída mensual de  mas del 24%. [1]

En términos interanuales encabeza el ranking de caídas el índice de Grecia, con un retroceso del precio de las acciones de su mercado de valores del 47,93%. Completan el Top 5 negativo, Rusia (45,18%), Luxemburgo (-40,66%), Austria (-40,38%) e Irlanda (-39,03%).  La caída media interanual de todos los índices es del 26,32%.

En lo referente a la bolsa de España, el IBEX retrocede en términos intermensuales e interanuales un 28,44% y un 34,63%, respectivamente.

Por último, destacar el comportamiento relativamente menos negativo del índice S&P 500 de EE.UU., con retrocesos del 14,39% intermensual y del 21,72% interanual.

Fuente: Bespoke
-----------
[1] BRIC: acrónimo de un grupo de 4 países emergentes (Brasil, Rusia, India y China).
_______________________________________________________
Como citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve, "Los efectos de COVID-19 sobre los mercados de valores internacionales", Universidad de Valencia", Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 31/3/2020, http://vicenteesteve.blogspot.com/2020/03/los-efectos-de-covid-19-sobre-los.html

martes, 10 de marzo de 2020

Las distorsiones y los efectos indeseados de los tipos de interés negativos de la deuda pública de la zona euro


En su reunión del de 12 de diciembre de 2019 el Banco Central Europeo (BCE) admitió explícitamente que los tipos de interés negativos generan distorsiones y efectos indeseados en la economía europea que deberán ser abordados. No obstante, la Presidenta del BCE, Christine Lagarde, que se estrenaba al mando de la autoridad monetaria de la zona del euro, sostuvo que la utilización de los tipos de interés negativos ha sido bastante eficiente y ha funcionado a la hora de influir en las condiciones de financiación de la zona del euro, tanto para las empresas no financieras como para los hogares.

La política monetaria no convencional del BCE y de otros bancos centrales ha llevado a la rentabilidad nominal (sin descontar la tasa de inflación) de los bonos de deuda pública de la eurozona y de otros países avanzados a niveles cercanos a cero o incluso negativos, tal y se como muestra en el siguiente gráfico (datos de noviembre de 2019).

Destacar el caso de Alemania, donde los tipos de interés nominales negativos de su deuda pública extienden a la mayoría de los plazos de vencimientos, excepto a 30 años. Para España, los vencimientos con tasas de rentabilidad nominal negativas se extienden desde los 3 meses a los 5 años. Para el caso de EE.UU. todas las rentabilidades nominales de sus bonos se sitúan en niveles positivos. El caso extremo lo representa Suiza: para todos los vencimientos los tipos de interés nominales de su deuda soberana son negativos.


Mucha más extrema es la situación de la rentabilidad real (rentabilidad nominal menos la tasa de inflación) de los bonos de deuda pública. En los dos siguientes gráficos (datos 3 de marzo de 2020) se muestran  de las rentabilidades nominales (segunda columna) y reales (cuarta columna) de los bonos a 2 y 10 años de vencimiento, respectivamente, de un grupo diverso de países.



¿Pero cuáles son los efectos indeseados de los tipos de interés nominales negativos de los bonos de deuda pública?

Los bonos con rendimiento nominal negativo producen distorsiones graves en los mercados de valores de renta fija, generando efectos adversos no deseables para los inversores, entidades bancarias e incluso para los gestores de las políticas económicas. De hecho, la idea de que un inversor pagaría por prestar dinero durante un período de tiempo (incluso hasta un horizonte de 30 años) era tan sólo una entelequia académica hasta el inicio de la crisis financiera internacional de 2007-2008.

En primer lugar, los tipos de interés negativos pueden incentivar el aumento de los precios inmobiliarios (la vivienda es un activo alternativo para la inversión) y, en última instancia, pueden aumentar la carga de la deuda de los hogares por el alza de los montantes de las hipotecas.

En segundo lugar, si se produce un cambio de expectativas de que subirán los tipos de interés en el futuro, podría tener un impacto significativo negativo en los precios de los bonos, tanto de deuda pública como de bonos corporativos privados (pérdidas en la carteras). En este sentido, según los cálculos efectuados por Bloomberg, una cuarta parte de los bonos emitidos por gobiernos y empresas de todo el mundo ahora se negocian con rendimientos negativos. Los acreedores que posean valores estos valores, que suman una cuantía de 15 billones de dólares (datos de agosto de 2019, trillones americanos en el siguiente gráfico), podrían sufrir cuantiosas pérdidas si los mantienen hasta su vencimiento.


Finalmente, los tipos de interés negativos pueden afectar a la cuenta de resultados de las entidades bancarias,  plantear problemas a los fondos de inversión y a los fondos de pensiones para garantizar una rentabilidad a los partícipes y, por último, llevar a asumir mayores riesgos a los inversores al trasladar la demanda a bonos que dan más rentabilidad pero con más riesgo, denominados fondos high yield.

_______________________________________________________

Como citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve, "Las distorsiones y los efectos indeseados de los tipos de interés negativos de la deuda pública de la zona euro", Universidad de Valencia, Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 10/3/2020, 

jueves, 20 de febrero de 2020

Los nuevos aranceles de EE.UU. a China genera una desviación de comercio de las importaciones chinas


La introducción de nuevos aranceles por parte de EE.UU. a algunas importaciones de China en 2018 y 2019 ha provocado claramente una caída de las importaciones estadounidenses de los productos afectados. 

En el primer gráfico se muestra el cambio (en % ) en el valor total de la importaciones de EE.UU. de China desde la implantación de los aranceles en 2018 y 2019, distinguiendo entre los productos afectados y no los afectados por los nuevos aranceles.

Fuente: Nicita, A. (2019)
Los datos del gráfico muestran que las exportaciones chinas a los Estados Unidos comenzaron a disminuir poco después de la imposición de aranceles, especialmente para aquellos productos cubiertos en la primera oleada de aranceles. Para los productos gravados en la segunda oleada de aranceles, los efectos comenzaron a ser evidentes a partir del primer trimestre de 2019.

En el segundo gráfico se muestra el cambio (en % ) en el valor desagregado por sectores económicos de la importaciones de EE.UU. de China desde la implantación de los aranceles en 2018 y 2019, distinguiendo también entre los productos afectados y no los afectados por los nuevos aranceles.

Fuente: Nicita, A. (2019)

¿Qué efectos tiene la imposición de aranceles por parte de EE.UU. a las importaciones de bienes de China?

Uno de los efectos más negativos de la imposición de un arancel es la pérdida de eficiencia en la producción. Esto es lo que se ha producido por las recientes imposiciones de mayores aranceles de EE.UU. a las importaciones de China en los años 2018 y 2019. Esta pérdida de eficiencia de la producción se genera por dos vías. 

Por un lado, los aranceles más elevados pueden provocar  que las exportaciones de China a los EE.UU. dejen de ser competitivas, generando un efecto de "destrucción de comercio".  Este efecto se daría por la sustitución de una importación de un productor chino más eficiente por un producto americano menos eficiente.

Por otro lado, los mayores aranceles pueden ocasionar que un productor de otro país se vuelva por ello mas eficiente que el productor de China, incentivando a los EE.UU. a cambiar las importaciones de China por las del otro país. Este efecto se denomina "desviación de comercio" ya que las nuevas importaciones de EE.UU. probablemente se producirán en una empresa más ineficiente.

En el tercer  gráfico se muestra la evolución para el periodo enero 2016 a diciembre de 2019 de la importaciones de EE.UU. de China, Vietnam y Taiwan.


De los datos del gráfico se puede deducir que se ha podido generar un efecto "desviación de comercio" desde la importaciones de bienes de EE.UU. de China hacia importaciones de bienes de Taiwan y, especialmente, de Vietnam. Las importaciones de estadounidenses procedentes de China han disminuido de manera significativa y constante durante la mayoría de los meses de 2019 en comparación con las cifras de años anteriores. Sin embargo, las importaciones estadounidenses de Taiwán y Vietnam muestran aumentos significativos durante la mayor parte de 2019.

En síntesis, los resultados de los estudios empíricos disponibles indican que los aranceles de los EE.UU. sobre China está perjudicando económicamente a ambos países. Las pérdidas de los EE.UU. están en gran medida relacionados con los precios más altos que tienen que soportar los consumidores, mientras que para China las pérdidas están relacionadas con las caídas significativas de las exportaciones de bienes gravados con los nuevos aranceles. [1] [2] [3]
--------
[1] Nicita, A. (2019): “Trade and trade diversion effects of United States tariffs on China”, United Nations Conference on Trade and Development, Research Paper No. 37, November.
[2] Amiti M, Itskhoki O. y Konings J. (2019): ‘‘International Shocks, Variable Markups, and Domestic Prices’’, The Review of Economic Studies, Volume 86, Issue 6, November, Pages 2356–2402.
[3] Amiti M., Redding S. J. y Weinstein D. (2019): "The Impact of the 2018 Trade War on U.S. Prices and Welfare", CEPR Discussion Papers 13564, C.E.P.R. Discussion Papers.

_______________________________________________________
Como citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve, "Los nuevos aranceles de EE.UU. a China genera una desviación de comercio de las importaciones chinas", Universidad de Valencia, Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 20/2/2020, http://vicenteesteve.blogspot.com/2020/02/los-nuevos-aranceles-de-eeuu-china.html