martes, 16 de julio de 2013

Evolución histórica de la tasa de morosidad de las hipotecas de hogares y promotores inmobiliarios, 1999-2013


Uno de los indicadores clave para evaluar el grado de la recuperación económica es la tasa de morosidad del total de créditos concedidos. Para el caso de la economía española es todavía más importante el seguimiento de la tasa de morosidad de los créditos hipotecarios, dado el estallido de la burbuja inmobiliaria, el mayor endeudamiento en hipotecas de los hogares que en el resto de la zona del euro, el deterioro de la renta disponible de las hogares y, sobre todo, el altísimo nivel de desempleo. 

En esta entrada del Blog presentamos la evolución histórica de la tasa de morosidad de los créditos hipotecarios, distinguiendo entre los créditos hipotecarios de los hogares y de los promotores inmobiliarios. El periodo cubre desde el inicio de las estadísticas por parte del Banco de España en marzo de 1999 hasta el último dato disponible de marzo de 2013. La tasa de morosidad se aproxima por el cociente (en %) de los créditos dudosos respecto al total de créditos concedidos. [1]

Los últimos datos publicados por el Banco de España sobre los créditos hipotecarios dudosos de las entidades de crédito españolas indican que la tasa de morosidad alcanza récords históricos y que el saldo vivo de los créditos hipotecarios concedidos continúa descendiendo.

En el primer gráfico (hacer clic sobre el mismo para verlo más grande) se muestra la evolución de la tasa de morosidad de los créditos concedidos a los hogares para la adquisición y rehabilitación de viviendas. 


A finales de marzo de 2013 el saldo de los créditos hipotecarios concedidos por los bancos españoles a los hogares ascendía a 625.439 millones de euros, de los cuales 26.032 millones de euros eran considerados como créditos morosos. Ello suponía que la tasa de morosidad de los créditos hipotecarios de los hogares continuaba deteriorándose hasta alcanzar a finales del primer trimestre de 2013 el 4,16%, 1,16 puntos porcentuales más que hace un año.

En el segundo gráfico se muestra la evolución de la tasa de morosidad de los créditos hipotecarios concedidos a los promotores inmobiliarios.


La deuda viva acumulada por los promotores inmobiliarios con los bancos alcanzaba a finales de marzo de 2013 los 205.892 millones de euros, de los cuales 59.561 millones de euros eran clasificados como créditos dudosos. La tasa de morosidad de los promotores inmobiliarios es altísima y muestra hasta que punto el sector se ha derrumbado. Con más detalle, la tasa de morosidad del sector de promotores inmobiliarios alcanzaba a finales del primer trimestre de 2013 el 28,92%, 5 puntos porcentuales más que hace un año.

La negativa evolución del desempleo y la recesión económica hacen prever que las cifras de morosidad hipotecaria seguirán deteriorándose en los próximos trimestres.

En ocasiones nuestro Gobierno olvida que el problema más grave de la economía española no es el de la competitividad exterior, sino el excesivo nivel del endeudamiento privado (y el lento proceso de desapalancamiento).
---------
[1]  Los créditos dudosos son aquellos que presentan cuotas impagadas por un plazo superior a 90 días y aquellos otros sobre los que las entidades tienen dudas razonables sobre su reembolso en los términos que fueron acordados en el momento de la concesión.