jueves, 22 de mayo de 2014

La rentabilidad a largo plazo de la bolsa de valores de EE.UU., 1937-2014


En esta entrada del Blog nos ocupamos de tres cuestiones relativas al comportamiento histórico y más reciente de la bolsa de valores de EE.UU. y, más concretamente, del valor del índice S&P 500: i) la rentabilidad a largo plazo; ii) la posible infravaloración o sobrevaloración del índice; iii) la dependencia reciente del valor del índice de la liquidez proporcionada por la Reserva Federal de EE.UU.

En primer lugar, en el siguiente gráfico (hacer clic sobre el mismo para verlo más grande) se muestra la evolución histórica de la rentabilidad de la bolsa de valores de EE.UU. para el período 1937-2014 (último dato abril). En concreto, se representa la rentabilidad media nominal (sin descontar la inflación) de una media móvil de 10 años del índice S&P 500 (primer dato utilizado 1928). 


Desde 1937, la rentabilidad media de los períodos de 10 años ha alcanzado una nada despreciable cifra del 103%, es decir, con 10.000 dólares invertidos se ha obtenido al final de una década un montante medio de 20.300 dólares. Pero, tal y como muestra el gráfico, en los últimos 10 años (2004-2013) el índice S&P 500 ha acumulado una rentabilidad media del 64,8%, un nivel significativamente por debajo de la media histórica de una década.

En segundo lugar, en el siguiente gráfico se representa la evolución histórica de la ratio P/E del índice S&P 500 para el período 1929-2014 (último dato marzo).


La ratio P/E o PER (del inglés, Price to Earnings Ratio, o la relación entre el precio o valor y los beneficios), mide cual número de veces el beneficio neto anual de una empresa determinada se encuentra incluido en el precio de una acción de ésta. El valor de la ratio P/E se calcula dividiendo el precio de la acción de una empresa determinada en el mercado bursátil entre el valor del beneficio neto anual después de impuestos de la empresa correspondiente entre el número de acciones que ha emitido. Por ejemplo, si la empresa cotiza a 26 dólares y el beneficio neto anual por acción es de 2,60 dólares, su PER sería de 10 (26/2,60).

La interpretación económica del valor que alcanza en un momento determinado la ratio P/E de una empresa que cotiza en bolsa (o de un índice bursátil) es bastante simple. Si una empresa (o un índice bursátil) tiene una ratio P/E elevada puede significar que las expectativas del valor son favorables y están anticipando un crecimiento de los beneficios en el futuro. Aunque también puede indicar que el precio de la acción (o del índice bursátil) está sobrevalorado y, por tanto, que resulte improbable que su cotización (o valor) siga subiendo en el futuro. Por el contrario, si una empresa (o un índice bursátil) tiene una ratio P/E baja puede indicar que la acción (o el índice bursátil) está infravalorada y que su cotización (o valor) puede aumentar a corto plazo.

A la vista de los datos del gráfico anterior no parece que en la actualidad el valor del índice S&P 500 esté sobrevalorado, ya que el valor actual de la ratio P/E, 17,31, sólo está dos puntos  por encima de su media histórica (15,35, línea roja), un poco por encima de la media de los últimos 10 años (16,95, línea azul), pero por debajo de la media de los últimos 25 años (18,90, línea verde).  La posible burbuja de la bolsa de valores de EE.UU. parece que queda descartada.

Por último, el crecimiento del índice S&P 500 y la expansión del balance de la Reserva Federal de EE.UU. - iniciada con las medidas de políica monetaria no convencional - siguen una misma senda temporal, tal y como se puede ver en el siguiente gráfico. En otras palabras, la subida de la bolsa de EE.UU. se ha generado casi exclusivamente con las masivas inyecciones de liquidez del banco central.