lunes, 22 de junio de 2009

Indicadores recientes del sector de la construcción en España: ¿brotes verdes o malas hierbas amarillas?

Desde finales de Marzo hasta la fecha, la prensa internacional está utilizando cada vez con más frecuencia la expresión green shoots ("brotes verdes") para referirse a que se están empezando a advertir algunos signos positivos en la evolución de la crisis económica, principalmente en la economía norteamericana, pero también en otros países. Aunque la Ministra de Economía y Hacienda de Gobierno español, Elena Salgado, se haya "apropiado" del término, fue realmente Ben Bernanke, Presidente de la Reserva Federal de EE.UU., el que acuño el término a mediados de marzo para tratar de transmitir a la opinión pública que la economía de su país estaba mostrando algunos signos incipientes de recuperación. El término se ha hecho tan popular que incluso la revista británica The Economist ha creado un índice - el green shoot index- para realizar el seguimiento del número de veces que este término aparece en los artículos de economía de una selección de periódicos británicos y americanos. Incluso la revista propone la utilización del índice de brotes verdes como un indicador estadístico adecuado para medir la probabilidad de recuperación económica. Parece ser que en el pasado reciente, un índice parecido que recogía el número de veces que se mencionaba en los medios de comunicación la palabra recesión - el R-word index-, resulto de gran utilidad para medir la probabilidad de llegar a la siguiente recesión económica.
En la entrada de hoy del Blog nos ocupamos de mostrar los últimos indicadores disponibles del sector de la construcción de la economía española. La evolución de los datos que se muestran en los tres gráficos adjuntos (hacer click para ver los gráficos más grandes) pueden reflejar que algo está empezando a cambiar en el sector de la construcción, aunque sólo sea muy ligeramente y sin que pueda asegurarse que tendrán continuidad. Aunque todavía es muy pronto para poder afirmar que algunas de estas tendencias puedan consolidarse en los próximos meses, no cabe duda de que, al menos de momento, implican ya un nuevo aire de optimismo para el futuro. Sin embargo, conviene ser muy prudentes a la hora de interpretar los datos. La razón es clara: lo que muestran algunos datos es, simplemente, que se está "suavizando" la caída, lo cual no supone que se este iniciando la recuperación del sector.
En el primer gráfico se representa el índice de la producción de la industria de la construcción (IPIC) y el consumo aparente de cemento (CAC). Como se puede observar, el primero de los indicadores empieza en los cuatro primeros meses de 2009 a moderar su caída, tanto por el fuerte dinamismo del componente de la obra civil, como del menor descenso interanual de la edificación. En lo que respecta al CAC, en el gráfico se muestra una clara atenuación del retroceso de consumo de cemento y las tasas interanuales, aunque negativas, registran un posible cambio de tendencia.
En el segundo gráfico se puede observar la evolución del indicador sintético de la inversión en construcción (ISCO) y del índice de confianza del sector de la construcción (ICCO). En ambos índices, se ha moderado hasta el mes de abril su descenso iniciado a mediados del 2007. En este caso, la mejoría se debe a la clara ralentización del retroceso experimentado en los visados de obra nueva, en el número de hipotecas, en el consumo de cemento y en el nivel de confianza del sector, factores que ha compensado en parte a la evolución del único indicador que sigue empeorando claramente: el empleo en el sector de la construcción.
Por último, cabe destacar como el indicador del clima de confianza en el sector de la construcción (véase tercer gráfico) se ha comportando en abril de 2009 relativamente "mejor" para la economía española que para el conjunto de la zona del euro. Y este es muy significativo, ya que este indicador registro cifras mucho más negativas para nuestra economía que para el conjunto de área desde mediados de 2007 hasta marzo de 2009.
Solamente los datos de los próximos meses nos podrán confirmar si la leve mejoría de los principales indicadores del sector de la construcción de la economía española reflejaban "brotes verdes" (green shoots) o signos de recuperación económica, o más bien, nos señalaban las típicas "malas hierbas amarillas" (yellow weeds) de una recesión que se podría prolongar en el tiempo más de lo esperado.