miércoles, 9 de diciembre de 2009

Evolución reciente del margen de beneficio o "mark-up" de las empresas de la zona euro, 1996-2009

El margen de beneficio o "mark-up" de una empresa  mide la diferencia entre los precios de venta (sin incluir impuestos indirectos) y los costes totales a los que ha tenido que hacer frente la empresa durante el proceso de producción. Desde el punto de vista agregado el margen de beneficio de una economía se suele medir como la diferencia entre el deflactor del PIB a coste de factores y el coste laboral unitario, el cual se aproxima mediante el cociente entre la remuneración media por asalariado, W, y la productividad aparente del factor trabajo, PROD. A su vez la productividad aparente del factor trabajo se calcula mediante la ratio entre la producción en términos reales y el empleo total de la economía.

La importancia del seguimiento del nivel del margen de beneficio de las empresas proviene del hecho de que esta variable es un factor determinante clave de las variaciones de la tasa de inflación de una economía. Buena parte de la contracción de los precios internos de la eurozona (aproximado por el deflactor del PIB) tienen su origen en la fuerte contracción de los márgenes de beneficio de las empresas ya que los costes laborales unitarios han crecido sustancialmente.




En el gráfico A (hacer clic para verlo más grande) se muestra la evolución temporal en la zona euro de la tasa de variación interanual (en %) del margen de beneficio y de los beneficios totales de las empresas (medidos por el excedente bruto de explotación). Durante los años de expansión económica (1996-2007) la tasa de variación del margen de beneficio se mantuvo en niveles muy elevados fluctuando alrededor de una media del 4%. La contracción de la tasa de variación del margen de beneficio coincidió con el inicio de la recesión actual, en el primer trimestre del año 2008,  y se ha situado en tasas interanuales negativas en el primer semestre del 2009 con una caída del -3,5%.

En el gráfico B se puede observar con claridad como la evolución de los márgenes empresariales influye directamente en la evolución de la tasa de inflación de la eurozona. El deflactor del PIB recoge la evolución conjunta de los costes laborales unitarios y de los beneficios unitarios de las empresas ("unit profit"). Su moderación desde el inicio de la crisis económica actual se ha debido fundamentalmente a la fuerte contracción de los márgenes de beneficio por la debilidad de la demanda interna. En su conjunto, la disminución del margen de beneficio por unidad producida ha servido para compensar la notable alza de los costes laborales unitarios cuyo origen está en el fuerte aumento de los costes asociados a los ajustes de las plantillas.

La teoría económica no determina con claridad la relación entre la variación de las condiciones de demanda a las que son sometidas las empresas y la variación de los márgenes empresariales (véase al respecto el trabajo de Macallan y Parker (2008)). No obstante, en la práctica se suele aproximar las condiciones de demanda con la tasa de utilización de la capacidad productiva de las empresas. En este sentido, la relación directa positiva se situaría entre la tasa de utilización productiva de la economía y el margen de beneficio empresarial o "mark-up".



En el gráfico C se muestra la evolución temporal entre las tasas de variación interanual (en %) entre el margen de beneficio y la tasa de utilización de la capacidad productiva de la zona euro. Los datos del gráfico muestran una clara relación directa entre ambas variables.