lunes, 25 de enero de 2010

La sostenibilidad de las finanzas públicas a largo plazo en los países de la zona del euro y en la economía española

La Comisión Europea ha publicado recientemente el nuevo informe en el que analiza la sostenibilidad de las finanzas públicas 2009 en los 27 países de la Unión Europea para el periodo 2008-2060, actualizando las perspectivas que sobre este tema se tenían en el informe previo que se publicó en el año 2006, antes de la crisis financiera y económica internacional. Este análisis de sostenibilidad fiscal combina dos metodologías complementarias: a) un análisis cuantitativo (a través de indicadores) de la situación actual de las finanzas públicas; y b) un análisis cualitativo que miden fuentes adicionales que pueden provocar aumentos de la presión fiscal.

El análisis cuantitativo se basa en el cumplimiento de la conocida Restricción Presupuestaria Intertemporal del Gobierno (RPIG) - o condición de solvencia fiscal- que recoge la idea de que los stock de deuda pública actuales y futuros deberán compensarse con generación de superávits presupuestarios futuros. El principal indicador de sostenibilidad fiscal utilizado se conoce como S2 y mide la magnitud del ajuste fiscal necesario para cumplir la RPIG, es decir, el aumento necesario de impuestos o la reducción de gasto público para garantizar la solvencia fiscal a largo plazo. Desde el punto de vista técnico, el indicador S2 recoge dos posibles fuentes de desviación de la RPIG y, por tanto, de ajuste fiscal: a) el "gap" entre el saldo presupuestario primario estructural (sin intereses de la deuda y ajustados por el ciclo económico) actual y el saldo presupuestario primario estructural necesario para estabilizar la ratio del stock de deuda pública sobre el PIB a partir de la situación presupuestaria inicial; y b) el "gap" adicional entre el saldo presupuestario primario estructural actual y el saldo presupuestario primario estructural necesario para afrontar los gastos públicos asociados al envejecimiento futuro de la población (horizonte 2060).

El análisis cualitativo incluye un conjunto de otros cuatro factores que inciden en la sostenibilidad de las finanzas públicas: a) la variación prevista del saldo primario estructural entre 2008 y 2010; b) el nivel de la ratio del stock de deuda pública sobre el PIB en 2009; c) los niveles de la ratio impuestos sobre el PIB en 2009 (recoge las restricciones de seguir elevando los tipos impositivos por motivos políticos en los países con una ratio elevada); y d) los niveles de la ratio prestaciones sociales sobre el PIB en 2009 (recoge las limitaciones en las posibles reformas a la baja de los sistemas de prestación social en los países con una ratio baja).

Los resultados del conjunto de indicadores cuantitativos y cualitativos que intentan evaluar la sostenibilidad de las finanzas públicas en los países de la zona del euro se muestran en el cuadro adjunto (hacer clic sobre el mismo para verlo más grande).



Los 16 países de la zona del euro han sido clasificados en tres grupos de "riesgo" de incumplimiento de la sostenibilidad de sus finanzas públicas en el largo plazo: a) riesgo alto: Irlanda, Grecia, España, Chipre, Malta, Países Bajos, Eslovenia y Eslovaquia; b) riesgo medio: Bélgica, Alemania, Francia, Italia, Luxemburgo, Austria y Portugal; y c) riesgo bajo: Finlandia. Además si se compara con el informe elaborado en 2006 nos encontramos con sólo seis países que han visto empeorado su nivel de riesgo como consecuencia del deterioro de su situación presupuestaria por la crisis económica actual: Irlanda, España, Malta, Países Bajos, Austria y Eslovaquia.

Centrándonos en el caso de España, podemos extraer varias conclusiones. En lo que respecta a los factores cuantitativos, merece la pena destacar el valor de los "gap" fiscales identificados: a) para estabilizar la ratio del stock de deuda pública/PIB en su valor inicial de 2009 sería necesario una ajuste del saldo presupuestario primario estructural actual de 6,1 puntos porcentuales del PIB (muy por encima de la media de la zona euro de 3,3 puntos porcentuales); b) para abordar el aumento previsto del gasto público relacionado con las proyecciones del envejecimiento de la población española (sobre todo el gasto público en pensiones y, en menor medida, el gastom público en sanidad y dependencia) sería necesario otro ajuste adicional de 5,7 puntos porcentuales del PIB (muy por encima de la media de la zona euro de 3,3 puntos porcentuales); c) la suma total del ajuste necesario del saldo presupuestario estructural se situaría en 11,8 puntos porcentuales (muy por encima de la media de la zona euro de 6,5 puntos porcentuales).

En lo que concierne a los indicadores cualitativos el deterioro actual del saldo presupuestario primario estructural es un factor que tiende a agravar el riesgo de no sostenibilidad fiscal, pues nos indica la posibilidad de aumentos adicionales de la presión fiscal española.

En síntesis, la reducción del riesgo alto de insostenibilidad de las finanzas públicas españolas pasa por una estrategia múltiple: a) generar superávit presupuestarios primarios estructurales; b) reformar el sistema público de pensiones; c) posibilitar tasas de crecimiento económico que aumenten nuevamente las tasas de empleo; d) controlar el gasto sanitario y el gasto futuro asociado a la ley de la dependencia.

Malos tiempos para la política fiscal.