lunes, 8 de febrero de 2010

La "sobre-reacción" de los medios de comunicación en relación a la solvencia de la deuda pública española

Algunos economistas asistimos atónitos a los comentarios de los medios de comunicación (nacionales y extranjeros) sobre los problemas de la deuda soberana del Reino de España. Estos comentarios apocalípticos y machacones no ayudan nada a crear expectativas positivas en las familias y en las empresas españolas respecto al clima económico futuro. Más bien al contrario. En los medios de comunicación escritos, en las radios y en las televisiones, los calificativos sobre la mala salud de la deuda pública española se multiplican: riesgo de impago, insostenibilidad, desconfianza, bajadas de rating, aumento del diferencial con el bono alemán,..... No hay duda que el nivel del déficit público y del stock de deuda pública se ha deteriorado fuertemente y rápidamente desde el inicio de la crisis económica internacional, pero no es menos cierto que también ha ocurrido en otros países industrializados en igual medida, por ejemplo, en EE.UU. y en Japón. En definitiva, resulta más sensato ver la posición relativa de la deuda pública española con respecto a otros países industrializados.

Una buena manera de aproximar la percepción de los mercados (el aumento del nivel de desconfianza o del riesgo) es a través del comportamiento reciente de los precios de los "Credit Default Swaps" (CDS) vinculados a estos bonos soberanos. En definitiva, las cotizaciones de los CDS de la deuda soberana aproximarían una parte del llamado "riesgo-país".

En el gráfico adjunto (hacer clic sobre el mismo para hacerlo más grande) se presenta la cotización desde comienzos de 2008 de las cotizaciones de los mercados de los CDS de los títulos de deuda soberana con vencimiento a 5 años de un conjunto amplio de países. En concreto, aparecen las cifras absolutas de los precios de los CDS de principios de 2008, de finales de 2009 y del viernes 5 de febrero de 2020. Prestemos atención a la tercera columna: la lista está ordenada de mayor a menor incremento del coste de los CDS de la deuda soberana del país en cuestión, es decir, de mayor a menor aumento relativo del "riesgo-país" desde comienzo del 2010. Recordemos que los precios de los CDS de la deuda soberana representan el coste por año de asegurar un montante de 10.000 dólares de los títulos de deuda pública (o 10.000 euros para el caso de EE.UU.) para un periodo de 5 años. De este modo, asegurar 10.000 dólares en bonos de deuda pública española a cinco años costaba el viernes pasado 162,7 dólares por año. Portugal lidera el ranking de deterioro relativo desde comienzos de 2010 hasta la actualidad.


Resulta sorprendente que algunos medios de comunicación y economistas extranjeros (y sobre todo nacionales) se ceben con el deterioro absoluto de la posición de nuestra deuda pública y se "olviden" del mayor deterioro relativo de la deuda soberana de otros países industrializados con mayor peso económico que la economía española. Si bien es verdad que desde comienzos de año el precio de asegurar el pago de la deuda pública española ha subido un 43,3%, no resulta menos cierto que le han ido peor a otro países industrializados. Por ejemplo, EE.UU., con un deterioro similar de las Finanzas Públicas a la economía española se sitúa más arriba en el ranking de subidas de los precios de los CDS de su deuda soberana: un 49,4% desde comienzos de año. Los medios de comunicación y algunas analistas no hacen referencia a Francia y a Alemania, economías que se sitúan en el ranking de aumento de sus CDS desde comienzos de año por encima de la española. En concreto, un 54,3% de aumento del coste de aseguramiento por impago de la deuda soberana alemana y nada menos que 87,7% de aumento para la deuda soberana francesa (más del doble que la española). Y eso que, en ambos casos, el deterioro relativo de sus déficit públicos y de stock de deuda pública en relación al PIB ha sido menor que en caso español. La clave puede estar en que los mercados otorguen más credibilidad a los planes de ajuste fiscal y económico de estas economías en relación a los propuestos por el Gobierno de España.

La situación actual de desconfianza en la deuda pública española (y en la economía española, en general) se disipará si el Gobierno recupera rápidamente su credibilidad. Recuperar la credibilidad perdida es fundamental y requiere dos ejes: i) un plan de ajuste a medio y largo plazo de las Finanzas Públicas y de reformas estructurales de la economía que sea a su vez "creíble"; b) y voluntad política real para ponerlo en marcha ya hoy.

4 comentarios:

cnimqucdp dijo...

Mal de muchos...Estoy de acuerdo con los datos, pero no me negará que la situación es mala o muy mala, o al menos así se percibe y lo q es peor, no parece que vaya a cambiar ni q las medidas q se vayan a tomar -un día no, otro día si - puedan solucionar este desaguisado... Rezuma ud. optimismo apuntando que estamos mejor q otros países... lo dicho... mal de muchos...
Un saludo de un antiguo alumno suyo. Le seguiré leyendo.

Luis dijo...

La verdad es que causa pavor que un catedrático de economía pueda asegurar que la solvencia de la deuda española no es peor que la alemana cuando la prima de riesgo es cuatro veces superior -según el cuadro que usted expone.
Países como Méjico o Tahilandia tienen mejor solvencia que nosotros.
Y todo esto con los datos macroeconómicos que ofrece el gobierno. Espere que los mercados conozcan la realidad sin maquillaje.
Un saludo

Vicente Esteve Spain dijo...

Luis si lees bien el artículo me refiero al empeoramiento "relativo" desde comienzos de año, no al valor absoluto de las cotizaciones de los CDS. No he intentado maquillar ni cocinar los datos.

Luis dijo...

La situación que vive España es catastrófica se mire por donde se mire.
¡Por supuesto que sé que se refiere al empeoramiento relativo!
Pero eso es buscar un clavo ardiendo en un precipicio.
El empeoramiento Español es de 49,2 puntos con respecto al año anterior y el de Alemania 14.3 -utilizar números relativos cuando las bases no son homogeneas , no es serio- por lo tanto hemos empeorado un 344% con respecto a bases homogeneas.
Así es como lo vería cualquier inversor de deuda.
Esto no son acciones donde la rentabilidad se mide por porcentajes del valor inicial.
Si quieres asegurar un bono de $10.000 tienes que pagar un 399% mas por uno español que por uno alemán. Los mercados lo tienen claro y por eso no compran los bonos españoles mas que a un tipo de interés muy superior.
Veamos, si usted tiene $1 y yo $1000000 y al final del año consigue convertirlo en $2 y yo en $1500000 usted ha conseguido el 100% de crecimiento y yo sólo el 50%. ¿quien está mejor al final del año?