domingo, 28 de febrero de 2010

El comportamiento diferencial de la productividad del trabajo en Estados Unidos y en la zona del euro, 1999-2008

En esta entrada mostramos las cifras comparativas de la evolución de la productividad de la zona del euro y de los EE.UU para el periodo 1999-2008, según los datos publicados recientemente por el Banco Central Europeo. Como se puede observar en el gráfico (hacer clic sobre el mismo para hacerlo más grande), durante el periodo objeto de estudio, el crecimiento medio interanual de la productividad del trabajo por persona ocupada fue casi el doble en EEUU. (2,1%) que en el conjunto de los países de la zona del euro (1,1%). Estos resultados a favor de la economía americana se mantienen independientemente de si la productividad se mide como en el gráfico por persona ocupada o por hora trabajada (si bien en este último caso la comparación se realiza con el conjunto de las tres grandes economías, Alemania, Francia e Italia).


Desde una perspectiva de largo plazo, la evolución del empleo es solamente una parte de los factores que determinan el diferencial positivo del crecimiento de la productividad del trabajo observada entre la economía de los EE.UU. y la zona euro. En el cuadro adjunto se presentan los datos que muestran los dos factores que explican esa disparidad en el crecimiento de la productividad del trabajo por hora trabajada.


Como es bien conocido, la evolución a largo plazo de la productividad del trabajo por hora trabajada se puede explicar por la suma de la contribución de la intensificación del capital en el proceso productivo (definida por la relación K/L) y por la contribución del progreso técnico (medido por la productividad total de los factores o PTF).

Por un lado, se puede observar como la intensificación del capital (K/L), definida como la suma de las contribuciones de las variaciones en el stock de capital y en el total de horas trabajadas, ha sido mucho mayor en EE.UU. que en la zona del euro en el periodo 1999-2008. Ello se ha traducido en una contribución al crecimiento medio de la productividad del trabajo en la economía americana del 1% anual, frente al 0,6 % en la zona del euro.
 
Por otro lado, la contribución de la PTF al crecimiento global de la productividad del trabajo ha sido también mucho mayor en EE.UU.  (+1,1% anual) que en la zona del euro (+0,6% anual) durante el periodo 1999-2008. Además, en plena crisis económica podemos observar como la PTF tan sólo ha caído un 0,2% en el año 2008 en los EE.UU., frente a una caída del 0,7% en la zona del euro. Conviene recordar que la PTF aproxima la eficiencia productiva de la economía.
 
De los datos del cuadro cabe destacar también que la mayor caída de la PTF durante la actual recesión económica de la zona del euro frente a la registrada en EE.UU, puede explicarse por la conjunción de tres factores: a) la mayor participación en el mercado de trabajo de la zona del euro de trabajadores menos cualificados; b) un entorno regulador menos flexible en la zona del euro -tanto en el mercado de trabajo como en el mercado de bienes y servicios- que ha generado una menor inversión en las tecnologías de la información y las telecomunicaciones (TICs) que impulsen la productividad; y c) la interacción de los dos factores anteriores podría haber provocado también una menor eficiencia relativa en la organización de la producción y unas menores tasas de innovación de las empresas europeas respecto a las americanas.