domingo, 22 de abril de 2012

El endeudamiento de las empresas no financieras españolas y del resto de la zona del euro, 2000-2011

En esta entrada del Blog se compara el proceso de endeudamiento (y posterior desapalancamiento) de las empresas no financieras del conjunto de la zona del euro (y de Alemania, Francia, Italia y Países Bajos) con el de las empresas no financieras de España. 

En el momento del estallido de la crisis financiera internacional en 2007, las empresas financieras del conjunto de la zona del euro presentaban un alto nivel de endeudamiento, y comenzó un proceso de desapalacamiento a partir de 2009 en un contexto de crisis económica generalizado. Este proceso de desapalacamiento se ha visto favorecido por dos factores que han incidido al descenso del crédito concedido a las empresas no financieras: (1) factores de demanda: a) caída de la actividad económica, sobre todo el hundimiento de la inversión en capital fijo; b) el aumento de la autofinanciación, reflejada en la reducción del reparto de beneficios empresariales; (2) factores de oferta: a) el endurecimiento de la banca de los criterios de concesión de créditos; b) el cambio en la estructura de financiación externa de las empresas, con una menor proporción de los préstamos bancarios en relación a la financiación en los mercados.

Las empresas financieras españolas presentan diferencias notables con las homologas de la zona del euro, tanto en los niveles de partida de deuda cuando comenzó la crisis financiera internacional (mucho mayor para la economía española), como en el ritmo de desapalancamiento iniciado a mediados de 2009 (mucho menor para la economía española).

En el primer gráfico (hacer clic sobre el mismo para verlo más grande) se presenta la evolución de la ratio deuda/PIB que relaciona el endeudamiento de las empresas financieras con la actividad económica desde el año 2000 hasta el segundo trimestre de 2011, últimas cifras comparables publicadas por el BCE y Eurostat. Las empresas no financieras de Alemania han registrado la ratio deuda/PIB más baja de las cinco principales economías de la zona del euro desde el cuarto trimestre de 2004. En el extremo opuesto se sitúan las empresas españolas, con una ratio que se ha colocado muy por encima del nivel medio de la zona euro desde 2004 hasta la actualidad y con un limitado proceso de desapalancamiento.


En el segundo gráfico se muestra la ratio de la deuda sobre el total de activos, que incluye tanto activos fijos como activos financieros. Este indicador de endeudamiento proporciona información adicional para ver la situación de endeudamiento de las empresas no financieras ante una posible enajenación. En este caso, la ratio de la deuda sobre el total de activos aumentó desde el inicio de la crisis financiera internacional en mayor medida en Italia y España, mientras que se mantuvo estable en Alemania y Francia. Nuevamente, el proceso de desapalancamiento de las empresas no financieras españolas se muestra claramente insuficiente.


La sostenibilidad del endeudamiento empresarial viene determinada también por dos indicadores clave. Por un lado, la sostenibilidad de la deuda está condicionada por el servicio de la deuda, es decir, por la suma de los pagos de intereses y de la amortización del principal de la deuda acumulada.

En el siguiente gráfico se presenta la ratio del servicio de la deuda en relación al excedente bruto de explotación, indicador de la generación de beneficios empresariales. Esta ratio aumentó muy significativamente (y muy por encima de la media de la zona euro) en las empresas no financieras de España hasta 2008, descendiendo ligeramente a partir de entonces. En este caso, el esfuerzo de desapalancamiento ha sido muy significativo pero es claramente insuficiente.

Con más detalle, la ratio servicio de la deuda/EBE se sitúa para las empresas no financieras españolas según los últimos datos disponibles en el 120%, en niveles previos al estallido de la crisis financiera internacional, pero todavía muy alejados del 60% registrado a comienzos del año 2000 por la economía española y del actual 80% de la media de la zona euro.


Por otro lado, la estructura del vencimiento de la deuda de las empresas financieras permite detectar los riesgos de tipos de interés y de liquidez y, en última instancia, determina también la sostenibilidad de la deuda. En este sentido, una menor proporción de deuda con vencimiento a corto plazo reduce la vulnerabilidad de las empresas no financieras, puesto que las amortizaciones y la extensión de la deuda se dan con menos frecuencia.

En el último gráfico se muestra la ratio entre la deuda a corto plazo y la deuda a largo plazo. Como se puede observar las empresas no financieras españolas han mostrado en este caso un buen indicador relativo, ya que han registrado la menor ratio desde 2001 de las cinco principales economías de la zona euro. Destacar también, como esta ratio ha descendido en la economía española desde el inicio de la crisis financiera internacional, hasta situarse en el primer trimestre de 2011 en la tercera parte de los niveles registrados en el año 2000.