domingo, 27 de mayo de 2012

Un nuevo riesgo para la economía de EE.UU.: la acumulación de los préstamos a los estudiantes universitarios


Cuando parecía que la economía americana comenzaba a recuperarse del alza de la morosidad de los préstamos de la vivienda, ahora surgen temores en la prensa, en la opinión pública y en los medios financieros  especializados de que una nueva bomba de relojería se este gestando con la acumulación sin límite de los préstamos a los estudiantes (en su mayoría con garantía del Gobierno Federal de EE.UU.) y con el aumento de la morosidad.

La Reserva Federal de Nueva York ha presentado recientemente las estadísticas de préstamos estudiantiles que aparecen en el informe más amplio sobre el crédito y de la deuda de los hogares de los EE.UU.: el Quarterly Report on Household Debt and Credit, febrero de 2012.

El infome revela que el saldo vivo de préstamos estudiantiles pendientes asciende en el tercer trimestre de 2011 a 870.000 millones de dólares, superando el saldo vivo total de las tarjetas de crédito (693.000 millones de dólares) y el saldo vivo de los préstamos concedidos para las compras de automóviles (730.000 millones de dólares). Con el aumento constante de la matrícula de la universidad y de otros gastos a los que tienen que hacer frente los estudiantes universitarios norteamericanos, los analistas esperan que esta tendencia al alza de los préstamos estudiantiles continúe en el futuro. [1]

De los 241 millones de norteamericanos que tienen concedido algún tipo de crédito,  el 15,7% tienen un préstamo estudiantil (37,8 millones). Sin embargo, los préstamos estudiantiles no están distribuidos por igual en la población de EE.UU.

En el primer gráfico (hacer clic para verlo más grande) se muestra la distribución por edades de los 37 millones de norteamericanos que tienen (o han avalado) un préstamo estudiantil. La mayoría de los préstamos se acumulan, como parece lógico, en la población con menos de 30 años (39,6% del total) y entre los 30 y 39 años (26,9% del total).  El resto es de suponer que son los padres. Esta claro que la carga financiera de los préstamos universitarios recae sobre la población más joven de los EE.UU., mucha de la cuál ya tiene (o va a tener) problemas para pagar sus hipotecas. 


En el segundo gráfico se muestra la distribución del montante total del saldo vivo de los préstamos estudiantiles entre los diferentes cohortes de población. El 66% de los préstamos (580.000 millones de dólares sobre el total de 870.000 millones de dólares) se concentran en la población más joven, la franja hasta 39 años.


En el tercer gráfico aparece la distribución porcentual de los préstamos entre los 37 millones de personas en función de la cuantía de la deuda. Destacar que el 43,1% de los prestatarios tiene un préstamo vivo de hasta 10.000 dólares, el 29,2% tienen un préstamo entre 10.000 y 25.000 dólares y el 16,5% tienen un préstamo entre 25.000 y 50.000 dólares.


Finalmente, el préstamo estudiantil medio alcanza en la actualidad los 23.300 dólares, un 25% son préstamos de más de 28.000 dólares, un 10% de los préstamos son de más de 54.000 dólares y un 3,1% alcanzan cuantías de más de 100.000 dólares.

¿Cuál es la tasa de morosidad de los préstamos estudiantiles en EE.UU.?

La Reserva Federal de Nueva York estima que de los 37 millones de norteamericanos que tienen (o han avalado) un préstamo estudiantil a finales del tercer trimestre de 2011, un 14,4% (5,4 millones de personas) han tenido al menos un pago en mora del crédito. La cantidad en mora se situaría en 85.000 millones de dólares, lo que supone un 10% del total del saldo vivo de préstamos estudiantiles, y representa similar tasa de morosidad media que los otros tipos de créditos de los hogares, lo que incluiría hipotecas, préstamos para la compra de automóviles y préstamos de tarjetas de crédito.

Pero la morosidad va en aumento desde el inicio de la crisis financiera internacional. Por ejemplo, la Asociación Nacional de Abogados del Consumidor de EE.UU. -National Association of Consumer Bankruptcy Attorneys (NACBA)- ha presentado recientemente un informe demoledor en el que alerta del problema. El informe de la NACBA muestra, por ejemplo, que:
  • 4 de cada 5 abogados de la Asociación manifiestan que los clientes potenciales con deuda de préstamos estudiantiles se han incrementado "significativamente" o "algo" en los últimos tres o cuatro años. 
  • El 95% de los abogados manifiestan que la mayoría de sus clientes no tienen ninguna posibilidad de obtener una moratoria, dada la excesiva carga que en la actualidad les supone el préstamo estudiantil.
  • Los préstamos a los padres para la educación universitaria de su hijos han aumentado un 75% desde el año académico 2005-2006. Los padres atendidos tienen un promedio de 34.000 de dólares en préstamos estudiantiles, y esa cifra se eleva a unos 50.000 dólares en un préstamo "estándar" con un plazo de de amortización de 10 años.
  • Por último, el informe revela que, por ejemplo, de los estudiantes graduados en 2005 ("Class of 2005"), los que empezaron a devolver el préstamo al año siguiente de la graduación, el 25% del total acabó con un préstamo impagado, y un 15% del total ha entrado en mora en algún momento de la vida del crédito.
Nuevamente la historia se repite: "El mercado de préstamos estudiantiles es demasiado grande para quebrar" repiten los analistas financieros (Too Big to Fail, como España e Italia en la zona del euro).
------
[1] La Administración Obama aprobó recientemente una ley (The Health Care and Education Reconciliation Act of 2010) en la que se incluye una reforma de los préstamos estudiantiles (junto a una reforma sanitaria) con el objetivo de facilitar la concesión de nuevos préstamos y la devolución de los mismos.