lunes, 11 de febrero de 2013

Los países ricos también lloran: la ratio de sostenibilidad del sistema público de pensiones alcanza mínimos históricos en EE.UU.


En una reciente entrada del Blog nos ocupabamos del profundo deterioro de las ratios de sostenibilidad del Sistema Público de Pensiones y del desequilibrio presupuestario de la Seguridad Social en España. Pero no es el único caso de deterioro del equilibrio financiero del Sistema Público de Pensiones en los países avanzados. En esta entrada mostramos que los EE.UU. caminan en la misma senda.

El Sistema Público de Pensiones de EE.UU. depende de la Administración de la Seguridad Social, Agencia Federal que también gestiona el Programa de Salud Pública conocido como Medicare. [1]

El Sistema Público de Pensiones es gestionado a través de un Fondo conocido como Social Security Trust Fund en el que se pagan las contribuciones de los impuestos sobre la nómina de los trabajadores y de los empresarios en la Seguridad Social y del sistema de pagos de beneficios que se hacen a los jubilados, descendientes, y los discapacitados, y para gastos generales de administración. El Fondo también genera intereses con los activos financieros invertidos. En la práctica el Fondo tiene a su vez dos fondos, el Fondo del Seguro de Vejez y Sobrevivientes (OASI) [2] y el Fondo del Seguro por Incapacidad (DI),  fondos fiduciarios que se denominan conjuntamente como los fondos OASDI.

En el primer cuadro adjunto (hacer clic sobre el mismo para verlo más grande) se muestran las cifras más relevantes para el año fiscal 2012 de los dos Fondos del Sistema Público de Pensiones de EE.UU. El número total de beneficiarios alcanza la cifra histórica de 56.758.158 millones (39.611.707 pensionistas del seguro de vejez y 10.890.896 pensionistas del seguro por incapacidad). 


Como se puede ver en la cuarta columna del segundo cuadro el coste anual de los dos Fondos ha alcanzado la cifra récord en 2012 de 785.163 millones de dólares, aunque el saldo de los dos Fondos es diferente.  Por un lado, el Fondo OASI cerró el año fiscal 2012 con un superávit de 85.593 millones de dólares, aunque el mismo está descendiendo ininterrumpidamente desde el superávit máximo alcanzado de 181.266 millones de dólares en el año fiscal 2006, antes del inicio de la crisis financiera internacional y la Gran Recesión. Por un lado, el Fondo DI cerró el año fiscal 2012 con un déficit de 31.184 millones de dólares, con un deterioro continuo que se inició en el año fiscal 2002.


En la última columna del anterior cuadro y en el siguiente gráfico se puede observar la evolución de la ratio cotizantes ocupados/beneficiarios de ambos fondos de pensiones entre 1967 y 2012. Como tuvimos ocasión de comprobar también para el caso de la economía española, el deterioro reciente de la ratio es también alarmante para el caso de EE.UU. En concreto, la ratio de cotizantes/beneficiarios alcanzó su punto máximo en 1999 con 2,927 cotizantes por cada pensionista, y desde entonces ha ido descendiendo ininterrumpidamente hasta situarse en el mínimo histórico alcanzado a finales de 2012, con una ratio de 2,361 cotizantes por cada pensionista.



El problema es que no se introducen reformas a corto plazo en el Sistema Público de Pensiones de los EE.UU., el mismo será pronto insostenible. Lo peor está aún por llegar, ya que se espera que la ratio siga descendiendo en las próximas dos décadas a medida que la segunda cohorte del baby boomer de EE.UU. (nacidos entre 1954 y 1969) envejezca, y se jubile o solicite una pensión de invalidez.
---------
[1] El Medicare es el Programa de Seguro de Salud de EE.UU. para las personas mayores de 65 años de edad. Las personas menores de 65 años pueden tener derecho al Medicare bajo ciertos requisitos, incluso aquellas personas que tienen una incapacidad, un fallo renal permanente o esclerosis lateral amiotrófica (conocida como la enfermedad de Lou Gehrig). El programa ayuda con los gastos de cuidado de salud, pero no cubre todos los gastos médicos ni la mayoría de los gastos de cuidado a largo plazo. No confundir con el Programa de Salud Pública Medicaid destinado a la población bajo un determinado umbral de pobreza y que gestiona el Departamento de Salud de EE.UU.
[2] Los sobrevivientes son los posibles beneficiarios de la pensión en caso de fallecimiento del pensionista (hijos, viuda/o y cónyuge divorciado).