miércoles, 21 de julio de 2010

El gasto público en sanidad sigue creciendo en los países de la OCDE

La OCDE acaba de publicar los últimos datos disponibles del gasto total en sanidad (privado y público) de los países miembros. Los datos hasta el año 2008 se pueden consultar en la publicación OECD Health Data 2010: Statistics and Indicators. En todos los países de la OCDE el gasto total en sanidad sigue creciendo más rápidamente que el PIB y la media en % del PIB ha pasado del 7,8% en el año 2000 al 9,0% en el año 2008, último dato disponible (véase gráfico adjunto; hacer click sobre el mismo para hacerlo más grande). Por un lado, EE.UU. es la economía con un  mayor gasto total en sanidad con el 16,0% del PIB, aunque también es el país con una proporción mayor del gasto sanitario privado. Por otro lado, en el gráfico se puede observar que en aquellos países que en el año 2008 se registró una gran caída del crecimiento real, el gasto total en sanidad continúo creciendo a pesar de la recesión.  En este grupo sobresale el caso de Irlanda, donde la ratio sobre el PIB del gasto total en sanidad pasó del 7,5% en 2007 al 8,7% en 2008, mientras que en España se elevó del 8,4% al 9,0%.




Los factores que impulsan al alza el gasto total en salud son tres: a) Las expectativas de crecimiento de la población; b) el envejecimiento de la población; y c) la introducción de mejoras tecnológicas al campo de la salud. El informe de la OCDE señala que estos factores continuarán aumentando los costes sanitarios en un futuro.

Uno de los factores que más está impulsando el aumento del gasto en salud en las últimas décadas es la introducción de nuevas tecnologías médicas que tienden a mejorar el diagnóstico y el tratamiento de los pacientes. El informe muestra que ha habido un rápido crecimiento en la utilización de la Tomografía Axial Computerizada (TAC)  y de la Imagen por Resosancia Magnética (MRI).

Como se puede ver en los dos gráficos adjuntos, las unidades de MRI per cápita más que se duplicaron  en promedio entre los países de la OCDE entre 2000 y 2008, hasta alcanzar las 13 unidades por millón de habitantes en 2008, frente a las 6 unidades de media en el año 2000. Adicionalmente, el número de equipos de TAC alcanzó las 24 unidades por millón de habitantes en 2008, frente a las 19 unidades en el año 2000. Estas tecnologías son caras de adquirir y su coste por diagnóstico es muy elevado. Además no está clara su eficacia generalizada en muchos casos.































Dadas la cifras de crecimiento imparable de los gastos públicos en sanidad y la urgencia de reducción de los déficit públicos en la mayoría de los países de la OCDE, muchos gobiernos deberán en los próximos años abordar una reforma en profundidad de los sistemas públicos de salud. Si no se reduce el gasto sanitario, las autoridades económicas se verán obligadas a reducir otros programas de gasto público y/o a introducir el copago de los ciudadanos en el ámbito de la salud (nuevos impuestos).

Se abre otro frente más para el Gobierno de España en el ajuste fiscal de los años 2011 y 2012. Tiempo al tiempo.