martes, 6 de julio de 2010

Los diez mandamientos del FMI para el ajuste fiscal y el crecimiento económico sostenido de las economías avanzadas

Olivier Blanchard y Carlo Cottarelli, economista jefe y Director del Departamento de Finanzas Públicas del FMI, respectivamente, han publicado recientemente en el Blog del FMI algunas recomendaciones de ajuste fiscal para las economías avanzadas. El trabajo lleva por título Ten Commandments for Fiscal Adjustment in Advanced Economies ("Diez Mandamientos para el ajuste fiscal en las economías avanzadas"), y  en el mismo se  reconoce el difícil desafío al que se enfrentan las economías avanzadas al introducir severos programas de ajuste fiscal que no deben poner en peligro la frágil recuperación económica.

Por un lado, para el FMI el ajuste fiscal puede ser clave para recuperar los niveles de  inversión privada y el crecimiento económico a largo plazo. Incluso para algunos países puede ser útil para evitar las convulsiones recientes de los mercados financieros. Pero por otro lado, un ajuste fiscal excesivo puede frenar el crecimiento económico de muchas de las economías avanzadas. La habilidad de la política económica es diseñar una estrategia fiscal que haga a la vez posible las necesidades de reducción de los desequilibrios de las finanzas públicas  a corto plazo con las necesidades de crecimiento económico a largo plazo.

Ante este dilema de política económica, los dos economistas del FMI ofrecen estos diez mandamientos a modo de guía, y recomiendan tres ejes fundamentales: 1) La transparencia de las medidas de política económica; 2) una calibración adecuada de los objetivos de la política fiscal; y 3) un conjunto de reformas estructurales que acompañen al ajuste fiscal y propicien un crecimiento económico sostenible a medio y largo plazo.

Estos son los Diez “mandamientos” del FMI:

Primer mandamiento: Diseñaras un plan fiscal a medio plazo (cuatro o cinco años) que sea creíble

Los economistas del Fondo entienden que hay que hacer una proyección presupuestaria a un horizonte temporal de cinco años y dar detalles específicos de los programas de gastos y de proyecciones de ingresos públicos con el apoyo de reformas estructurales de las economías.

Segundo mandamiento: No adelantarás el ajuste fiscal salvo que las necesidades de financiación del sector público del país así lo exijan

El FMI advierte que es más importante -para el acceso a los mercados para financiar el déficit público y para mantener la credibilidad del gobierno- el ritmo promedio de ajuste fiscal que el montante total final del mismo.

Tercer mandamiento: Procurarás una reducción a largo plazo de la ratio deuda pública/PIB, no solo una estabilización en los niveles posteriores a la crisis

El estancamiento económico en curso se debe no sólo a la crisis financiera internacional, sino también a qué la política fiscal ha estado mal gestionada durante el periodo de "boom" económico. El Fondo opina que un elevado stock de deuda pública tiende a elevar las tipos de interés, reduce el crecimiento potencial, e impide la flexibilidad fiscal. El objetivo del gobierno debe ser ahora reducir la ratio del stock de deuda pública sobre el PIB de manera gradual pero también de una manera sostenida en el tiempo.

Cuarto mandamiento: Centrarás la atención en las herramientas de consolidación fiscal que propicien un fuerte crecimiento potencial

El FMI se manifiesta a favor de los programas de transferencias públicas que proteja a la población con más bajos ingresos pero a su vez apoya el recorte de los sueldos de los empleados públicos porque en algunos países crecieron más que el PIB en los últimos años. El informe también señala que en algunos países -como EE.UU. y Japón- el ajuste fiscal también tiene que venir por el lado de los ingresos públicos. Se acabo el mensaje de las últimas décadas de los políticos de que no se subirían los impuestos.

Quinto mandamiento: Aprobarás pronto reformas de las pensiones y de los programas de gasto en sanidad porque las tendencias actuales son insostenibles

Los aumentos del gasto en pensiones y en sanidad contribuyeron a más del 80% del aumento de la ratio del gasto público primario/PIB registrado en las últimas décadas en los países del G-7. El valor presente neto de los aumentos futuros del gasto en sanidad y pensiones es diez veces mayor que el aumento de la deuda pública debido a la crisis. El Fondo señala que cualquier consolidación fiscal debe incluir reformas creíbles en estos dos programas de gasto público. Aunque algunas medidas en estos dos áreas de gasto sean políticamente costosas, tendrán efectos positivos a medio plazo sobre la demanda y la oferta agregada.

Sexto mandamiento: Serás justo. Para lograr la sostenibilidad a lo largo del tiempo, el ajuste fiscal debe ser equitativo

Por un lado, el FMI propone mantener los sistemas de seguridad social y la prestación de los servicios públicos que permitan la igualdad entre de los ciudadanos, independientemente de las condiciones iniciales en el momento de su nacimiento. Por otro, el Fondo recomienda la lucha contra el fraude fiscal (especialmente en la recaudación del IVA) como un elemento clave a la equidad.

Séptimo mandamiento: Pondrás en práctica reformas amplias para promover el crecimiento potencial

El informe señala que un aumento de 1 punto porcentual en el crecimiento potencial -suponiendo una presión fiscal del 40%- reduce la ratio del stock de deuda pública sobre el PIB en 10 puntos porcentuales en un horizonte de 5 años, y 30 puntos porcentuales en un horizonte de 10 años, siempre que el gobierno ahorre los mayores ingresos públicos generados por el mayor crecimiento económico.  Por lo tanto, será fundamental para asegurar el éxito del ajuste fiscal la aceleración de las reformas estructurales de los mercados laborales, financieros y de bienes y servicios, siempre que propicien el mayor crecimiento económico.

Octavo mandamiento: Fortalecerás tus instituciones fiscales

El FMI advierte que el éxito temporal del ajuste fiscal solo se asegura con determinadas instituciones fiscales.  Las instituciones fiscales actuales dejaron que se produjera una acumulación de deuda pública sin precedentes antes de la crisis económica. En opinión de los dos economistas se precisan mejores reglas fiscales, mejores procesos presupuestarios, y mejor supervisión fiscal, por ejemplo, mediante el impulso de organismos fiscales independientes.

Noveno mandamiento: Coordinarás adecuadamente las políticas monetaria y fiscal

El FMI recomienda que si se aplica una política fiscal más restrictiva, los tipos de interés no deberían incrementarse más rápidamente que en otras fases de recuperación económica. Las recomendaciones de algunos economistas de un endurecimiento de la política monetaria a corto plazo en las economías avanzadas son erróneas.

Décimo mandamiento: Coordinarás tus políticas económicas con las de otros países

En varios países avanzados, la reducción de los déficit públicos tiene que ir acompañada de una reducción de los déficit en la balanza por cuenta corriente. Ello implica que para mantener la recuperación económica, los efectos negativos iniciales en la demanda interna derivados del proceso de consolidación fiscal tienen que ser contrarrestados por los efectos positivos del impulso de la demanda externa (exportaciones). Pero esto presupone que en el resto del mundo ocurra lo contrario. De este modo, varias economías de mercados emergentes tienen que reducir sus superávit  en la balanza por cuenta corriente, y sustituir la demanda externa por la interna. En este sentido, las decisiones tomadas recientemente por China en relación a la apreciación del yuan constituyen una medida importante y positiva. La coordinación de las políticas a nivel mundial también será importante en ciertos ámbitos estructurales: por ejemplo, a medio plazo, será importante proteger la recaudación impositiva nacional de la creciente competencia tributaria internacional.

Imaginamos que en su reciente entrevista en Madrid, Olivier Blanchard le habrá entregado a José Luis Rodríguez Zapatero un ejemplar dedicado de la "Biblia del Ajuste Fiscal del FMI". Amén.