martes, 15 de junio de 2010

Propuesta de Bill Clinton de introducir el IVA en los EE.UU.

De los muchos aspectos diferenciales del sistema fiscal estadounidense frente al europeo, tal vez el menos conocido sea la escasez relativa de impuestos sobre consumo. La mayoría de los estados y algunos gobiernos locales establecen impuestos sobre las ventas y diversos impuestos sobre el alcohol, el tabaco y los carburantes pero, en su conjunto, su recaudación impositiva es menor que el IVA en Europa.

Desde hace varios meses ha comenzado un interesante debate en la política fiscal en EE.UU.: la posible introducción de un nuevo impuesto indirecto federal tipo el IVA europeo. El objetivo no sería otro que aumentar los ingresos públicos para reducir el elevado déficit del presupuesto federal.  Esta sería una opción novedosa frente a otras alternativas de subir los impuestos directos como el IRPF (income tax) o el impuesto de sociedades (corporate tax) o, alternativamente, reducir drásticamente los gastos públicos sociales.

Algunos estudios ha estimado que por cada punto porcentual del nuevo  IVA se podría recaudar un 0,4% del producto interior bruto americano, lo que supondría aproximadamente 50.000 millones de dólares (40.550 millones de euros). De este modo, la introducción de un IVA  general con un  tipo impositivo del 10% equivaldría a una cifra equivalente a tres veces la suma de la recaudación actual de todos los impuestos de sociedades y estatales.

En una reciente entrevista televisiva el ex-Presidente de los EE.UU., Bill Clinton, se muestra partidario de la introducción del IVA. En su opinión, con esta medida de política fiscal se lograría un doble objetivo: a) un aumento de ingresos públicos y la reducción del déficit fiscal de los EE.UU.; b) y la mejora del déficit comercial de los EE.UU., ya que el IVA grava las importaciones y es reembolsado de las exportaciones. Aunque este último efecto es más que dudoso desde el punto de vista teórico, ya que la competitividad exterior de la economía depende a largo plazo de los movimientos del tipo de cambio real del dólar y no de los impuestos pagados en la frontera.

Vean en el siguiente vídeo la entrevista a Bill Clinton y juzguen sus argumentos a favor de la introducción del IVA. Y de paso, practiquen el inglés americano: