sábado, 24 de enero de 2009

Competitividad-precio entre los países de la zona euro desde el inicio de la UEM: ¿por qué Alemania (y España) es diferente?



En el último Informe Mensual del Deustche Bundesbank (Banco Central de Alemania) de diciembre de 2008 se ha publicado un interesante estudio sobre la evolución de la competitividad-precio entre los países de la zona del euro desde el inicio de la UEM (Unión Económica y Monetaria) en 1999 hasta el tercer trimestre de 2008.
En el primer gráfico se aproxima la competitividad-precio entre los países de la zona euro a través del cambio (en %) en la ratio de los deflactores de las ventas totales del país en cuestión y el deflactor equivalente del resto de países del resto de la zona euro (véase la metodología de su construcción en el Informe Mensual del Deustche Bundesbank de mayo de 2007, pp. 31-35). Un valor negativo indica una ganancia de competitividad-precio del país con sus socios de la zona euro y un valor positivo una pérdida de competitividad. Los datos muestran que Alemania lidera a mucha distancia la ganancia de competitividad-precio con sus socios con una mejora acumulada del +12,3% desde comienzos de 1999 hasta el tercer trimestre de 2008. En el lado opuesto, y liderando el ranking de pérdidas de competitividad-precio con sus socios, se sitúa la economía española con una caída del -16,0%.
¿Cuáles son los factores que han propiciado la extraordinaria ganancia de competitividad-precio de la economía alemana? En el segundo gráfico tenemos las claves. El principal determinante de la ganancia de la competitividad-precio de Alemania ha sido la moderación salarial ("compensation" o costes salariales en sentido amplio) en comparación con el resto de los países de la zona del euro. Además, en los últimos años las negociaciones colectivas en Alemania han avanzado sustancialmente en la flexibilización del mercado de trabajo, fundamentalmente en lo relativo a la jornada laboral y a las horas trabajadas (véase la mayor flexibilidad del mercado de trabajo alemán en el Informe Mensual del Deustche Bundesbank de septiembre de 2004, pp. 43-57).
A la mayor moderación salarial relativa frente a la zona euro se ha unido la mayor productividad del trabajo relativa de la economía alemana (aunque a menor distancia que los costes salariales). Como resultado de ambas fuerzas, los costes laborales unitarios alemanes han crecido mucho menos que en el resto de países, a una tasa de tan sólo un +0,3% de media anual en el periodo 1999-2008.
La economía española se ha situado en el lado opuesto a la alemana dado que ha registrado mayores crecimientos salariales relativos, menores crecimientos de la productividad relativos y mayores costes laborales unitarios relativos que sus socios de la zona del euro.
En este sentido, el último Informe de la OCDE sobre la economía española publicado en noviembre de 2008 urge a iniciar reformas dirigidas a la flexibilización del mercado de trabajo (y el sistema educativo) para superar la profunda crisis económica. Por un lado, la disminución de la protección de los trabajadores con contratos de duración indefinida y, en concreto, la reducción de las generosas indemnizaciones por despido fijadas en los contratos indefinidos. Esta reforma reduciría la diferencia del nivel de protección entre contratos fijos y temporales y promovería la entrada en el mercado de trabajo de jóvenes cualificados. Como medio para reducir estas diferencias de protección, el informe propone "un contrato universalmente aplicable". Por otro lado, aconseja limitar el crecimiento de los salarios indiciados a la inflación en las negociaciones colectivas, dado que la actual situación ha llevado a la economía española -como hemos comentado más arriba- a crecimientos mayores de los precios que sus socios europeos y a pérdidas de competitividad-precio con el exterior. Por último, la otra gran reforma ligada al mercado de trabajo se refiere a la mejora del sistema educativo, del que la OCDE solo ensalza los progresos en enseñanza superior, aunque pocas universidades españolas son de renombre internacional. Además, la tasa de abandono escolar precoz es anormalmente elevada y los resultados en la enseñanza obligatoria (primaria y secundaria) son inferiores a la media de los países de la OCDE.
El rápido deterioro del mercado de trabajo español podría "obligar" al Gobierno a tomar el camino no previsto de la mayor flexibilidad del mercado de trabajo español. Tiempo al tiempo.