miércoles, 8 de octubre de 2008

La indignación y la crisis de confianza en EE.UU. está más que justificada














Los americanos no salen de su asombro al enterarse por los medios de comunicación de como se las gastaban los altos ejecutivos de las entidades financieras en crisis.
Esta es la noticia de agencias: Los ejecutivos de la aseguradora AIG (una de las primeras entidades americanas en entrar en crisis) disfrutaron de una semana de vacaciones en un lujoso hotel donde gastaron cientos de miles de dólares, poco después de que el Gobierno de los EE.UU. saliera al rescate de la compañía, según dijeron la oficina de prensa de la Cámara de Representantes de los EE.UU. El presidente del Comité de Supervisión y de Reformas del Gobierno de la Cámara de Representantes, el demócrata Henry Waxman, lo denunció en el segundo día de audiencias sobre la crisis financiera internacional. El legislador mostró una fotografía de un hotel de Monarch Beach en California, en el que las habitaciones cuestan hasta 1.000 dólares por noche, y explicó que las facturas muestran que los ejecutivos de AIG se gastaron más de 440.000 dólares. Los ejecutivos de la aseguradora, que fue rescatada el pasado 16 de septiembre con un plan valorado en 85.000 millones de dólares, desembolsaron durante su estancia de una semana en el hotel casi 200.000 dólares en las habitaciones, más de 150.000 en comidas y 23.000 en tratamientos del balneario del hotel, según Waxman. El legislador no ocultó su malestar por el hecho de que apenas una semana después de que los contribuyentes americanos rescataran a AIG, ejecutivos de la compañía estuvieran "bebiendo y cenando en uno de los hoteles más exclusivo del país".
Por otra parte, el legislador demócrata Elijah Cummings se mostró indignado por el comportamiento de los ejecutivos de AIG. "Se han hecho la manicura, recibido tratamientos faciales, pedicuras y masajes mientras el pueblo americano estaba corriendo con los gastos", afirmó en la audiencia. AIG se defendió de las acusaciones con el argumento de que el viaje había sido organizado un año antes como recompensa a los ejecutivos de venta del negocio de seguros de vida de la compañía. "Es tan básico como el salario, ya que supone recompensar el trabajo", explicó el portavoz de AIG Nicholas Ashoo a la agencia de noticias Bloomberg. Como paso previo a la audiencia de hoy en el Congreso, el Comité de Supervisión ha revisado decenas de miles de documentos de AIG, que, de acuerdo con Waxman, hacen pensar si las generosas bonificaciones para los ejecutivos están justificadas a la vista de las pérdidas que registraba la aseguradora a partir de 2007. AIG perdió más de 5.000 millones de dólares en el último trimestre de 2007, pérdida atribuible a la división de productos financieros, pero el consejero delegado de entonces, Martin Sullivan, recibió una bonificación en efectivo de más de 5 millones de dólares.
El Consejo de Administración de la aseguradora también aprobó un nuevo contrato de compensación para Sullivan que le proporcionó un contrato blindado para una posible salida de la compañía de 15 millones de dólares, explicó Waxman. Por su parte, Joseph Cassano, el responsable de la División de Productos Financieros, recibió más de 280 millones de dólares durante los últimos ocho años. Incluso después de haber caído en desgracia en la compañía por la falta de resultados, el ejecutivo siguió contando con un salario de un millón de dólares al mes. Waxman también recalcó que mientras los ex-ejecutivos de AIG niegan toda responsabilidad en el colapso de la aseguradora, una carta confidencial de la Oficina de Supervisión de Ahorros presenta ha presentado una versión más realista. En esta carta, con fecha de 10 de marzo de 2008, el organismo regulador afirmó que estaba "preocupado por el hecho de que en la supervisión corporativa de AIG Financial Products fallan elementos esenciales de independencia, transparencia y consistencia". Documentos internos de la auditora PricewaterhouseCooper evidenciaban problemas similares, indicó Waxman. Cuando un auditor de AIG, Joseph St. Denis, expresó su preocupación por cómo la división de Productos Financieros presento sus cuentas, Cassano le excluyó "deliberadamente" de la evaluación con el argumento de que "contaminaba el proceso". Prefiero no añadir ningún comentario. La foto es suficiente (es el comedor del interior de la suite presidencial donde se alojaron). Este es el vídeo de la comparecencia de los dos ex-ejecutivos de la empresa aseguradora americana AIG (American International Group). No se pierdan las caras de los ejecutivos y, sobre todo, la intervención del congresista demócrata Elijaj Cummings reprochándoles la falta de ética, por ser fino.

1 comentario:

José Abril dijo...

Te he contestado a tu comentario sobre fortis en mi blog. Échale un ojo cuando tengas un minuto. Saludos.

J. Abril