martes, 14 de septiembre de 2021

La Facultad de Economía de la Universidad de Valencia se sitúa líder en investigación en España en tres materias del ranking internacional URAP 2021






Una de las variables clave para poder elegir una Facultad y una Universidad debería ser sin duda el nivel científico de su profesorado, por lo que indicadores de la "calidad" de las publicaciones de investigadores y profesores, van a pasar a un nivel más que relevante. Los ranking internacionales de universidades son también importantes por varios motivos. Además del evidente prestigio internacional, son fundamentales por las importantes ventajas económicas que eso puede traer en un momento en el que los planes autonómicos, nacionales y europeos de apoyo a las universidades (fondos de investigación para los profesores, incentivos económicos a los mejores profesores, ...) deberían de tener un claro objetivo: premiar la excelencia. Y la excelencia se cuantifica en este tipo de listados (guste o no guste), entre otro tipo de cosas.

En relación a este tema, se ha publicado recientemente el ranking University Ranking by Academic Performance (URAP) correspondiente al año 2021. URAP es una organización sin fines de lucro que se estableció en el Instituto de Informática de la Universidad Técnica de Oriente Medio (Middle East Technical University) de Turquía en 2009.

El Ranking Mundial URAP 2020-2021 se basa en 6 indicadores de rendimiento académico. Dado que URAP es una clasificación de universidades a nivel mundial basada en el rendimiento académico, las publicaciones constituyen la base de la metodología de clasificación. Se utilizan como indicadores tanto la calidad como la cantidad de publicaciones y el desempeño de la colaboración internacional en investigación. En el ranking se incluyen  datos sobre 3.000 institutos de educación superior de 90 países y abarca aproximadamente el 12% de todas las universidades del mundo, lo que lo convierte en uno de los sistemas de clasificación universitaria más completos.

El proveedor de datos bibliométricos es la base de datos de revistas científicas Web of Science-JCR de Clarivate Analytics. El máximo de puntuación es 600 puntos. La puntuación final es ponderada de  acuerdo a los siguientes indicadores:

  • Artículos (21%): es una medida de la productividad científica actual que incluye artículos publicados e indexados por Web of Science y listados por Incites. El número de artículo cubre artículos, revisiones y notas. 
  • Citas (21%): es una medida del impacto de la investigación y se evalúa en función del número de citas recibidas de los artículos publicados e indexados por Web of Sciences. Se excluyen las autocitas. 
  • Documentación total (10%): es la medida de la sostenibilidad de la productividad científica y se presenta por el número total de documentos que cubre toda la literatura académica, incluyendo documentos de conferencias, reseñas, cartas, discusiones, guiones, además de artículos de revistas publicados durante un período de 5 años.
  • Impacto total de los artículos - AIT (18%): productividad científica corregida por CPP (normalizado por las publicaciones de la institución respecto a la mundial en 23 campos) en un período de 5 años. La relación entre el CPP de la institución y el CPP mundial indica si la institución está rindiendo por encima o por debajo del promedio mundial en ese campo.
  • Impacto total de las citas-CIT (15%): impacto de la investigación corregida por CPP (normalizado por citas de las publicaciones de la institución respecto a la mundial en 23 campos) en un período de 5 años. La relación entre el CPP de la institución y el CPP mundial indica si la institución está rindiendo por encima o por debajo del promedio mundial en ese campo.
  • Colaboración Internacional (15%): se basa en el número total de publicaciones realizadas en colaboración con universidades extranjeras durante 5 años.
Los indicadores, las fuentes de datos y la duración de la cobertura del ranking URAP 2020-2021 se resumen en la siguiente tabla.


El ranking incluye los artículos publicados en revistas que se sitúan dentro del primer, segundo y tercer cuartil en términos de su Factor de Impacto de la revista dentro de sus respectivas áreas temáticas.

La Facultad de Economía de la Universidad de Valencia se sitúa líder en investigación en España en tres materias del ranking internacional URAP: (1) Comercio, Gestión, Turismo y Servicios (135 a nivel mundial); (2) Economía (118 a nivel mundial); (3) Negocios (91 a nivel mundial).

En los dos primeros cuadros (hacer clic sobre el mismo para verlo más grande) aparece el ranking de las 10 primeras Facultades de Economía en España y a nivel internacional en la materia de Economía (Economics).

Este ranking está liderado en el top 10 en España por la Universidad de Valencia, la Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad de Navarra (privada), la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y la Universidad de Barcelona.

Por lo que respecta al ranking a nivel mundial, el mismo está encabezado por Harvard University, London School of Economics, University of Oxford, Stanford University y University of California at Berkeley.




En el tercer y cuarto cuadros aparece el ranking de las Facultades de Economía en España (solo están las que cumplen las condiciones) y a nivel internacional en la materia de Negocios (Business).

Este ranking está liderado en España por la Universidad de Valencia, la Universitat Ramon Llull de Barcelona (privada), la Universidad de Navarra (privada), ESADE de la Universidad Ramón Llull de Barcelona (privada) y la Universidad de Granada.

Por lo que respecta al ranking a nivel mundial, el mismo está encabezado por Erasmus University Rotterdam, Harvard University, Hong Kong Polytechnic University, Copenhagen Business School y Arizona State University.



En los dos últimos cuadros aparece el ranking de las 10 primeras Facultades de Economía en España y a nivel internacional en la materia de Comercio, Gestión, Turismo y Servicios (Commerce, Management, Tourism and Services).

Este ranking está liderado en el top 10 en España por la Universidad de Valencia, la Universidad de Granada, la Universidad de Sevilla, la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad de Navarra (privada).

Por lo que respecta al ranking a nivel mundial, el mismo está encabezado por Hong Kong Polytechnic University, Tsinghua University, Erasmus University Rotterdam, National University of Singapore y Pennsylvania State University.



_________________________________________________________

Cómo citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve, "La Facultad de Economía de la Universidad de Valencia se sitúa líder en investigación en España en tres materias del ranking internacional URAP 2021", Universidad de Valencia, Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 14/9/2021,

http://vicenteesteve.blogspot.com/2021/09/la-facultad-de-economia-de-la.html

viernes, 3 de septiembre de 2021

Evolución histórica de las variables macroeconómicas fiscales de la economía española, 1964-2020, y proyecciones 2021-2022

 


Entrada elaborada conjuntamente con María A. Prats de la Universidad de Murcia

En esta entrada del Blog se presenta la senda temporal de las principales variables macroeconómicas fiscales de las AA.PP. españolas (medidas en % del PIB) actualizadas para el periodo 1964-2020 y las últimas proyecciones de la Comisión Europea para el periodo 2021-2022. Con más detalle, se ha añadido la cifra provisional del año 2020 y se han corregido también todas las cifras anteriores con datos actualizados de las nuevas series elaboradas por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los datos provienen de las Cuentas Financieras de la Economía Española elaboradas por el Banco de España y de la Contabilidad Nacional de España elaborada por el INE. También se presentan proyecciones de déficit público total (incluyendo los pagos de intereses de la deuda pública acumulada) y del stock de deuda pública bruto (según la metodología del Déficit Público Excesivo, PDE), proyecciones elaboradas el pasado 12 de mayo por la Comisión Europea para el periodo 2021-2022. Por último, se muestra la evolución histórica del stock de deuda pública en % del PIB para España para el periodo 1850-2020 y las predicciones para 2021 y 2022.

Nos gustaría destacar los cuatro últimos periodos de la historia presupuestaria de la economía española: (1) el ajuste fiscal del periodo 1996-2007; (2) el deterioro brusco y profundo de las finanzas públicas en los años 2008 y 2009, después del inicio de la crisis económica derivada de la crisis financiera internacional; (3) el nuevo periodo de ajuste fiscal que comenzó en el año 2010 y terminó en 2019, pero que avanzó a un ritmo excesivamente lento para garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas a largo plazo; (4) el problema de la solvencia fiscal se ha agravado considerablemente con la recesión provocada por el COVID-19 en 2020, tanto por el aumento del gasto público como por la insuficiente recaudación de los ingresos públicos.

En el Gráfico 1 (hacer clic sobre el mismo para verlo más grande) aparece la evolución de los ingresos totales, los gastos totales y los gastos netos de intereses de la deuda pública (o gastos públicos primarios). 

Por un lado, destacar el hundimiento de los ingresos en 2008 y 2009, y el espectacular crecimiento de las dos variables representativas de los gastos públicos en los años posteriores a 2008.  Resaltar que a pesar de los esfuerzos realizados, los gastos totales y los gastos sin intereses de la deuda pública se situaron a finales de 2019 en el 42,3% y el 40% del PIB, respectivamente. Por último, la Pandemia ha provocado un crecimiento espectacular de las dos variables. Con más detalle, a finales de 2020 los gastos públicos totales alcanzaron el máximo de la serie histórica con una ratio del 52,8% del PIB (592.593 millones de euros), batiendo el anterior récord histórico del año 2012 (49,1%), y superando ampliamente el dato de finales de 2019 (42,3% del PIB).

Por otro lado, los ingresos públicos se situaron a finales de 2020 en el 41,9% del PIB, superando ligeramente el máximo de recaudación alcanzada hasta la fecha en 2007 (41,4% del PIB), último año del periodo de expansión económica registrado en la economía española (1995-2007).


En el Gráfico 2 se presenta la evolución del ahorro bruto total y del ahorro bruto primario (excluido los pagos de intereses de la deuda pública) del total de las AA.PP. La primera variable se obtiene del saldo conjunto de las cuentas corrientes (ingresos y gastos corrientes) de las AA.PP. (cuentas de producción, distribución y utilización de la renta). Recordar que el mantenimiento de saldos de ahorro público equilibrados permite cumplir la "regla de oro" de la política fiscal: emitir deuda pública solamente para financiar la inversión pública.


Por un lado, el ahorro bruto total y primario, que había crecido ininterrumpidamente en una década (desde 1997 a 2007), retrocedió bruscamente en el año 2008 y alcanzó en 2009 niveles negativos no conocidos en esta serie histórica. En el periodo 2009-2019 el ahorro público primario registró una importante mejora (4,3 puntos porcentuales en % del PIB) hasta situarse en un nuevo superávit en 2019 (+1,4 puntos porcentuales en % del PIB), mientras que el desequilibrio negativo en el ahorro público total se ha reducido en 3,7 puntos porcentuales hasta alcanzar en 2019 un ligero déficit (-0,9 puntos porcentuales del PIB).

Por otro lado, la Pandemia ha provocado un importante deterioro en las dos variables generando nuevamente importantes déficits. Con más detalle, el ahorro público total se situó a finales de 2020 en el -7,4% del PIB, mientras que el ahorro público primario alcanzó el -5,1% del PIB.

En el Gráfico 3 se presenta la evolución temporal del superávit o déficit de las AA.PP. total y primario (excluidos los pagos de intereses de la deuda pública). Con más precisión, se trata de la capacidad (+) o necesidad de financiación (-) total y neta de intereses, obtenida como suma del ahorro bruto y del saldo de la cuenta de capital de las AA.PP. En este caso, se incluye además de los ingresos y gastos públicos corrientes, los ingresos y los gastos de capital de las AA.PP., incluida la inversión pública, entre otras partidas.


Como se puede observar en el gráfico, un periodo significativo de ajuste fiscal comenzó después de 1995 (año en el que se alcanzó un déficit público récord hasta entonces del -6,6%), para posteriormente reducirse en años sucesivos el déficit hasta el año 2004, y generando superávit públicos crecientes en el periodo 2005-2007. Nuevamente, el año 2008 marca un cambio de tendencia brusco, al aparecer cifras de déficit público total del -4,5%, cifras no registradas desde el año 1996. En el año 2009 se alcanzó una nueva cifra récord en estos 53 últimos años de historia de la hacienda pública española: un -9,4% de déficit público primario y un -11,1% de déficit público total. 

El proceso de consolidación fiscal que había tenido relativo éxito en el periodo 2010-2011, se frenó significativamente en 2012, aunque se volvió a encauzar en los años 2013 a 2019, con un ligero paso atrás en este último ejercicio presupuestario. Con más detalle, el déficit público total se redujo desde 2012 a 2019 en 7,9 puntos porcentuales del PIB, hasta alcanzar el -2,8% del PIB, mientras que el déficit público primario se redujo en 7,1 puntos porcentuales del PIB, hasta situarse muy cercano al equilibrio (-0,6% del PIB).

La consecuencias económicas de la Pandemia ha provocado en 2020 un deterioro importante del déficit público. Con más detalle, el déficit público total se situó a finales de 2020 en el -10,9% del PIB, mientras que el déficit público primario alcanzó el -8,7% del PIB. 

En el Gráfico 4 se muestra la senda temporal de dos variables representativas del stock de deuda pública de las AA.PP. La primera es el stock de deuda pública total medido por el conjunto de los pasivos financieros totales de las AA.PP. En el segundo caso, la segunda variable representativa del stock de deuda pública (menor en niveles por las partidas que incluye) es construido según la metodología del Protocolo de Déficit Excesivo (PDE) incluido en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la zona del euro (esta es la cifra oficial que publica el Banco de España y el Banco Central Europeo sobre el total de la deuda pública española).


En ambos casos, la reducción es espectacular desde el año 1996 hasta el año 2007, y nuevamente se produce un deterioro muy significativo y persistente desde el inicio de la crisis financiera internacional en el año 2008, deterioro que se ha vuelto a repetir en 2020 como consecuencia del COVID-19. 

Con más detalle, el stock de deuda pública según el PDE se situó a finales de 2020 en 1.345.570 millones de euros (120% del PIB), mientras que el stock de deuda pública total (que incluye muchos más pasivos de las AA.PP.) sigue creciendo sin límite en la serie histórica y alcanzó la cifra de 1.980.239 millones de euros (176,5% del PIB).

En los Gráficos 5 y 6 se han añadido a los Gráficos 3 y 4, algunas previsiones de la Comisión Europea disponibles para el periodo 2021-2022 de las cifras del déficit público total y del stock de deuda pública según la metodología PDE. Las previsiones de la Comisión Europea aparecen en el informe European Commission, European Economic Forecast, spring 2021, May 2021, publicado el pasado 12 de mayo.




Por una parte, las previsiones disponibles para el déficit público total (Gráfico 5) de la Comisión Europea indican que el parón del proceso de ajuste fiscal en 2020, derivado de la recesión económica generada por el COVID-19, llevarían a que el déficit del conjunto de las AA.PP. alcance a finales de 2021 y 2022 el -7,6% y el -5,2% del PIB, respectivamente, situándose a finales de 2022 todavía muy alejado del límite impuesto por el Tratado de Maastricht del -3%.

Por otra parte, las previsiones de la Comisión Europea sobre la evolución del stock de deuda pública según la metodología del PDE (Gráfico 6) estiman que el stock de deuda pública se situará a finales de 2021 y 2022 en el 119,6 y 116,9 % del PIB, respectivamente, cifras que casi doblan el límite impuesto en el Tratado de Maastricht del 60% del PIB. 

Finalmente, en el Gráfico 7 se muestra la evolución histórica del stock de deuda pública en % del PIB para España para el periodo 1850-2020 y las previsiones para 2021-2022. 

La situación actual de la dinámica de la deuda pública se encamina sin control hacia los peores episodios de nuestra historia económica reciente: la I Guerra de Cuba de 1868-1878 en el reinado de Alfonso XII y la II Guerra de Cuba-Crisis de 1898 en el regencia-reinado de su hijo Alfonso XIII.

El récord negativo se sitúo  en 1876, cuando la deuda pública del país quedó contabilizada en un 169% del PIB. El siguiente pico de deuda llegó, por su parte, en 1902 con una cifra equivalente al 128% del PIB en ese momento, pico al que nos estamos acercando desde el inicio de la Pandemia. Se venía en ambos casos de los tiempos de la llamada "leyenda negra" de la deuda pública española.


_________________________________________________________

Cómo citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve y María A. Prats, "Evolución histórica de las variables macroeconómicas fiscales de la economía española, 1964-2020, y proyecciones 2021-2022, Universidad de Valencia y Universidad de Murcia, Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 3/9/2021, 
http://vicenteesteve.blogspot.com/2021/09/evolucion-historica-de-las-variables.html

miércoles, 1 de septiembre de 2021

El impacto de la SAREB y la fusión de Bankia sobre el coste de la crisis bancaria

Por Antoni Garrido, Universidad de Barcelona

Este post se publicó en el blog (bAg): Blog de Economía de la Aldea Global el 12 de julio de 2021. Fruto del acuerdo de colaboración entre este blog y el blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, cada trimestre reproduciremos en nuestro blog algunos post que, por su temática, también pueden ser interesantes para nuestros lectores.

--------------------------------------------------------------------------------------------------

En su hasta la fecha última nota informativa sobre las ayudas concedidas a las entidades bancarias españolas tras el estallido de la crisis financiera, el Banco de España cifraba en 42.561 millones de euros las pérdidas que tales medidas habrían causado a los contribuyentes en el periodo 2009-2018. Dicha cifra, es importante destacarlo de entrada, era la resultante de restar a los recursos movilizados (que según el Banco de España ascendían a 56.598 millones de euros) no solo los importes ya recuperados hasta la fecha (4.477 millones de euros) sino también los 9.560 millones de euros que el FROB consideraba era el valor recuperable de su participación en BFA-Bankia.

La cifra de pérdidas proporcionada por el Banco de España ha quedado ampliamente desfasada debido básicamente a dos hechos ocurridos recientemente. El primero de ellos es la inclusión de la SAREB en el perímetro de las administraciones públicas. Exigida por Eurostat a la vista de las pérdidas acumuladas desde su creación (que no solo han consumido la totalidad del capital, sino que han situado el patrimonio neto de la sociedad en valores negativos), dicha inclusión ha incrementado el déficit público en 2020, y por tanto la factura soportada por los contribuyentes, nada más y nada menos que en 9.891 millones de euros.

La desaparición de Bankia obligará por su parte al FROB a valorar su participación en BFA tomando como referencia únicamente el patrimonio neto de esta última, que, tras la fusión, pasará a estar determinado en gran medida por el precio que alcancen en el mercado las acciones que posee de Caixabank. Consciente de que dicho valor de mercado de las acciones es en estos momentos muy inferior al que figura contabilizado como valor recuperable (los 9.560 millones citados al principio), en sus cuentas relativas al ejercicio del 2020 el FROB ha cifrado en 5.974 millones de euros el nuevo valor de su participación. De cara al ejercicio del 2021, en el que la operación de fusión será operativa a todos los efectos, ha estimado también que el patrimonio neto individual de BFA a finales de 2020, es decir lo que se considera se podría recuperar si aplicaramos ya la nueva referencia, quedaría reducido a 4.029 millones de euros.

Tras los ajustes contables que será necesario introducir en los cálculos del Banco de España la factura generada por la crisis bancaria rondará ya los 58.000 millones de euros, una cifra prácticamente idéntica a la que Eurostat, utilizando otra metodología, considera ha sido el coste fiscal que hasta la fecha han soportado los contribuyentes españoles. En términos relativos estaríamos hablando de una cuantía equivalente al 5,2% del PIB, muy inferior a la carga soportada hasta la fecha por el mismo motivo por los contribuyentes en Chipre (19,9% del PIB), Grecia (16,5%), Irlanda (13,2%), Eslovenia (11,3%) y Portugal (11,0%), pero a años a luz también de la soportada por los contribuyentes franceses (0,1%), italianos (0,4%) o alemanes (1,5%).

Los dos factores señalados en esta nota –la inclusión de la SAREB en el perímetro de las Administraciones Públicas y la fusión de Bankia– determinarán también si la factura de la crisis bancaria seguirá creciendo en los próximos años. Sabemos en este sentido que, desde su creación en 2012, la SAREB ha cerrado todos los ejercicios en números rojos. Por lo que respecta a Bankia, el FROB espera que las sinergias generadas por la fusión eleven la cuantía de las ayudas que se podrán recuperar. A día de hoy (mediados de julio de 2021) el valor en el mercado de su paquete de acciones en Caixabank sigue siendo desgraciadamente inferior al que el propio FROB ha estimado como valor recuperable. Esperemos que se trate de una situación pasajera, ya que de no ser así el próximo año sería necesario reconocer más pérdidas.

_________________________________________________________
Como citar esta entrada del Blog:

Antoni Garrido, "El impacto de la SAREB y la fusión de Bankia sobre el coste de la crisis bancaria", Universidad de Valencia, Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 1/9/2021,http://vicenteesteve.blogspot.com/2021/09/el-impacto-de-la-sareb-y-la-fusion-de.html

martes, 3 de agosto de 2021

Evolución de la tasa de actividad femenina entre 25 y 54 años en España y los países nórdicos, 2003-2020


La OCDE define la tasa de actividad (o tasa de participación en la fuerza laboral) como el cociente entre el total de activos (población en edad de trabajar que están ocupados o en busca de empleo) y la población total en edad de trabajar (activos más inactivos). La población en edad de trabajar se refiere a las personas de 15 a 64 años. [1]

En esta entrada del Blog comparamos la tasa de actividad femenina de la franja de edad de 25 a 54 años de España con los 5 países nórdicos. 

En el gráfico siguiente (hacer clic sobre el mismo para verlo más grande) se muestra la evolución de esta tasa de actividad para el periodo 2003-2020. Podemos observar que la diferencias entre España y los países nórdicos son bastantes significativas.


Como se puede ver en el gráfico, la tasa de actividad de las mujeres de 25 a 54 años en España (línea roja) aumentó de manera espectacular en 14,6 puntos porcentuales, del 67,2% al 81,8%, entre 2003 y 2013. La mayoría de los estudios disponibles muestran que el notable aumento de la educación universitaria entre las mujeres en este periodo podría ser el factor determinante. 

En el periodo posterior, 2013-2019, esta tasa de actividad se estancó alrededor del 82%. Por último, la Pandemia ha afectado muy negativamente a la ratio y la misma ha retrocedido entre 2019 y 2020 en 1,5 puntos porcentuales, al pasar del 82,5% al 80,8%.

A pesar del gran avance de la tasa de actividad de las mujeres de 25 a 54 años en España, las cifras se sitúan aún alejadas de la de todos los países nórdicos. A finales del años 2020, lidera el ranking Suecia con el 88,4%, seguida de Islandia (86%), Finlandia (84,9%), Noruega (83,4%) y Dinamarca (82,9%), frente al 80,8% de España.

Esta gap se explicaría por algunas diferencias institucionales que afectarían a la voluntad y a la capacidad de las mujeres españolas para trabajar en comparación con la homólogas de estos países. Entre estos incentivos cabe destacar en general: i) permisos de maternidad generosos; ii) un determinado número de días remunerados para las madres con un porcentaje del sueldo asegurado, lo que incentiva el empleo a tiempo parcial; iii) reducciones de la jornada laboral; iv) ayuda mensual, abonos y suplementos destinados al cuidado de los hijos, independientemente de que lo haga un cuidador social o los padres (en algunos países incluso hasta que cumplen la mayoría de edad); v) guarderías públicas o privadas gratuitas; vi) y deducciones impositivas especiales.

-------

[1] OECD (2021), "Labour force participation rate" (indicator), https://doi.org/10.1787/8a801325-en.

_________________________________________________________

Cómo citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve, "Evolución de la tasa de actividad femenina entre 25 y 54 años en España y los países nórdicos, 2003-2020", Universidad de Valencia, Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 3/8/2021, 

http://vicenteesteve.blogspot.com/2021/08/evolucion-de-la-tasa-de-actividad.html

viernes, 23 de julio de 2021

Evolución del índice de volatilidad VIX del S&P 500 de la Bolsa de Opciones de Chicago, 1990-2021

 


La incertidumbre y la volatilidad son dos conceptos estrechamente relacionados pero con distinta interpretación en los mercados financieros. Los cambios de opinión de los inversores están asociados con los cambios en los precios de los activos. La volatilidad aproxima el tamaño de los cambios en los precios de los activos, por lo que la es una medida ex-post (a posteriori) de la incertidumbre.

La incertidumbre y la volatilidad son variables muy seguidas debido a su relación con las crisis financieras. Durante esos períodos, la incertidumbre a menudo se eleva a niveles elevados, ya que los precios de los activos de riesgo, como las acciones, tienden a caer. Esto produce una relación negativa a corto plazo entre incertidumbre y rentabilidad.

Una de las variables más populares relacionadas con la incertidumbre y / o la volatilidad, se derivan de los datos de opciones, y la más utilizada por los mercados es el índice de volatilidad VIX.  Este índice es una cartera ponderada de opciones call y opciones put sobre el índice americano S&P 500, y su valor nos da una referencia sobre la volatilidad esperada a corto plazo (a 1 mes) en los mercados financieros norteamericanos. El índice de volatilidad VIX fue creado en 1993 por la institución CBOE (siglas en inglés, de Chicago Board Options Exchange), cuya sede está en la ciudad de Chicago. El CBOE es el mercado donde se negocia el volumen más grande de opciones en los EE.UU. [1]

En el Gráfico 1 se muestra la evolución del índice de volatilidad CBOE-VIX entre 1990 y 2021 con datos diarios (hacer clic sobre el mismo para verlo más grande).

qqq
Fuente datos: FRED Economic Data, Federal Reserve Bank of St.Louis

El valor del índice es la volatilidad (en %) que esperan los inversores para el índice S&P 500 en un período de 30 días. De este modo, si toma el valor de 20, tendríamos que esperar que el índice S&P 500 tenga una volatilidad del 20% para los próximos 30 días. Desde le punto de vista económico, el VIX se utiliza como medida sobre la volatilidad esperada a corto plazo, puesto que las opciones que cotizan hoy tienen vencimiento a 30 días. De este modo, esas opciones están recogiendo el sentimiento de mercado de hoy hasta los 30 días siguientes. En última instancia, el VIX es un indicador de la volatilidad (ex-ante) que esperamos tener a corto plazo del índice S&P 500. 

En términos generales, el VIX es un "indicador del miedo" destinado a dar a los inversores una idea de la sensación más amplia del mercado. Cuando el mercado está "preocupado" o "asustado", el VIX tiende a subir. Si el mercado está "seguro" y "tranquilo", el VIX tiende a bajar.

Cuando el valor del VIX es alto, esto significa que muchos operadores piensan que el mercado va a empeorar en general. Por el contrario, si el valor del VIX es bajo, eso significa que los operadores piensan que el mercado va a mejorar. Un VIX bajo suele estar entre los 10 y los 20 (el valor más bajo del VIX fue 10,13 en octubre de 2017). Si el valor del VIX es alto puede provocar que acabe subiendo mucho más, como pasó en las en las crisis económicas de 2008 y 2020, en el que alcanzó los valores de 62,67 (máximo de la serie en noviembre de 2008) y 57,74 (en marzo de 2020), respectivamente (véase Gráfico 1). Si el valor toma un rango 18 y 35 se puede considerar como una situación "normal" o "tranquila". 

Hemos trazado una línea horizontal roja en el Gráfico 1 que representa la media del índice en ese periodo, que toma el valor de 19,50. Durante el periodo 1990-2021 (último dato disponible junio) el 59,5% de las observaciones se situaron por debajo de ese valor medio, mientras que el 40,5% restante de las observaciones se situaron por encima. 

En el Gráfico 2 se muestra la evolución del índice de volatilidad CBOE-VIX (escala izquierda) y del índice S&P 500 (escala derecha) entre entre 2019 y 2021 con datos diarios.

Fuente datos: FRED Economic Data, Federal Reserve Bank of St.Louis

Hemos trazado una línea horizontal roja en este Gráfico 2 que representa el 16 de marzo de 2020, fecha que fue un día muy volátil para los mercados financieros de EE.UU., puesto que los inversores se enfrentaron al impacto de la COVID-19 y las posibles respuestas políticas. La línea vertical enfatiza esta fecha como un punto de inflexión en la reacción del mercado financiero al COVID-19. El VIX tiene una relación inversa con el S&P 500: cuando el primer índice sube, es probable que el otro baje. En este Gráfico 2 se puede ver fácilmente esta relación, puesto que el aumento del índice VIX coincide con la disminución de los precios del S&P 500 durante el período comprendido entre mediados de febrero y finales de marzo de 2020.

¿Pero anticipa realmente el índice de volatilidad CBOE-VIX a la volatilidad real del índice S&P 500?

En el Gráfico 3 presentamos la evolución del índice de volatilidad CBOE (volatilidad ex-ante del índice S&P 500 a 30 días, escala derecha) y de la volatilidad real (diaria) del índice S&P 500 (escala izquierda) entre 2016 y 2021.  Esta volatilidad real o ex-post la hemos aproximado como el valor absoluto de la tasa de variación diaria (en %) del índice S&P 500.

Como se puede observar en el Gráfico 3 las dos series de volatilidad muestran un claro comovimiento en el tiempo.

Fuente datos: FRED Economic Data, Federal Reserve Bank of St.Louis y elaboración propia

----------

[1] El VIX es el índice de volatilidad más conocido pero también existen otros índices internacionales sobre la volatilidad. El índice VSTOXX comprende la volatilidad implícita de las opciones del índice EURO STOXX 50 que hace referencia a las 50 empresas europeas más grandes que cotizan en bolsa. Para el NASDAQ-100 existe el índice CBOE NASDAQ 100 (VXN), para el Russell 2000 existe el índice RVX y para el DOW JONES existe el índice VXD.

_________________________________________________________

Cómo citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve, "Evolución del índice de volatilidad VIX del S&P 500 de la Bolsa de Opciones de Chicago, 1990-2021", Universidad de Valencia, Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 23/7/2021, http://vicenteesteve.blogspot.com/2021/07/evolucion-del-indice-de-volatilidad-vix.html


viernes, 9 de julio de 2021

La recuperación económica en forma de V desde el inicio del COVID 19: el caso del G-7 y de España


La recesión económica impulsada por la pandemia del COVID-19 comenzó en el primer trimestre de 2020. Los datos del crecimiento del PIB en términos reales del primer trimestre de 2021 parecen indicar que pasado un año del comienzo de la recesión la misma casi ha terminado en la mayoría de los países industrializados.

En el gráfico siguiente se muestra la evolución del crecimiento del PIB real del grupo de países industrializados que forman parte del G-7 y de España. Los datos cubren desde el cuarto trimestre de 2019 (antes del inicio de la pandemia) hasta el primer trimestre de 2021 (hacer clic sobre el mismo para verlo más grande). [1]


La caída del PIB real tocó fondo en todos los países en el segundo trimestre de 2020. Las mayores caídas se acumularon en España (-22,2%) y en el Reino Unido (-18,3%). Por el contrario, la pandemia se cebó en menor medida relativa en Japón (-8,5%) y en EE.UU. (-10,1%).

Como se puede observar en el gráfico a partir de entonces empezó la recuperación gradual. Los economistas hemos calificado esta recuperación "en forma de V". Pero los países aún no han logrado una recuperación completa con las cifras publicadas del primer trimestre de 2021, y  todavía están por debajo de sus niveles del cuarto trimestre de 2019. Encabeza el ranking de recuperación los EE.UU. con una caída de tan sólo el -0,9% y le sigue Canadá con un -1,7%.  En el lado opuesto, se sitúa España que sigue todavía con un PIB real todavía más bajo de antes de la pandemia del 9,4%, y a poca distancia se sitúa el Reino Unido con un 8,7% de gap.

-------
[1] Para facilitar su comparación los datos se han normalizado tomando como índice 100 el cuarto trimestre de 2019.

_________________________________________________________

Cómo citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve, "La recuperación económica en forma de V desde el inicio del COVID 19: el caso del G-7 y de España", Universidad de Valencia, Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 9/7/2021, 

http://vicenteesteve.blogspot.com/2021/07/la-recuperacion-economica-en-forma-de-v.html

viernes, 4 de junio de 2021

Evolución histórica de la tasa de morosidad de las hipotecas de hogares y de los promotores inmobiliarios, 1999-2020


Uno de los indicadores clave para evaluar el grado de la recuperación económica es la tasa de morosidad del total de créditos concedidos. Para el caso de la economía española es todavía más importante el seguimiento de la tasa de morosidad de los créditos hipotecarios, por los efectos negativos que generó el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008, el mayor endeudamiento en hipotecas de los hogares que en el resto de la zona del euro, el deterioro de la renta disponible de las hogares y, sobre todo, por el mayor nivel de desempleo que el resto de países de la zona euro. Además, las caída de la renta disponible de los hogares y el nuevo aumento del desempleo han sido agravado por las consecuencias económicas de la COVID-19.

En esta entrada del Blog presentamos la evolución histórica de la tasa de morosidad de los créditos hipotecarios, distinguiendo entre los créditos hipotecarios de los hogares y de los promotores inmobiliarios. El periodo cubre desde el inicio de las estadísticas por parte del Banco de España en marzo de 1999 hasta diciembre de 2020. La tasa de morosidad se aproxima por el cociente (en %) de los créditos dudosos respecto al total de créditos concedidos. [1]

En el primer gráfico (hacer clic sobre el gráfico para verlo más grande) se muestra la evolución de la tasa de morosidad de los créditos concedidos a los hogares para la adquisición y rehabilitación de viviendas. 

Los últimos datos publicados por el Banco de España sobre los créditos hipotecarios dudosos de las entidades de crédito españolas indican que, tanto el saldo vivo de los créditos hipotecarios concedidos a hogares y a promotores como sus respectivas tasas de morosidad continuan descendiendo, fruto del esfuerzo de las entidades por sanear sus balances.


A finales de diciembre de 2020 el saldo de los créditos hipotecarios concedidos por los bancos españoles a los hogares ascendía a 504.215 millones de euros, de los cuales 16.179 millones de euros eran considerados como créditos morosos.

Ello suponía que la tasa de morosidad de los créditos hipotecarios de los hogares continuaba cayendo (aunque a un ritmo todavía muy lento) hasta alcanzar a finales del cuarto trimestre de 2020 el 3,21%. Esta cifra es algo menos de la mitad del nivel de marzo de 2014 (6,32%), pico registrado como consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria de 2008 (6,32%), pero todavía está muy alejada del mínimo histórico de diciembre de 2004 (0,30%).

En el segundo gráfico se muestra la evolución de la tasa de morosidad de los créditos hipotecarios concedidos a los promotores inmobiliarios.


La deuda viva acumulada por los promotores inmobiliarios con los bancos alcanzaba a finales de diciembre de 2020 los 81.943 millones de euros, de los cuales 4.079 millones de euros eran clasificados como créditos dudosos. Estas cifras de stock de créditos concedidos a las actividades inmobiliarias están ya muy alejadas del máximo alcanzado en junio de 2009 (324.663 millones de euros) en pleno apogeo de la burbuja inmobiliaria.

La tasa de morosidad del sector de promotores inmobiliarios alcanzaba en diciembre de 2020 el 4,98%, registrándose una espectacular mejora desde el máximo alcanzado en junio de 2014 (38,04%). No obstante, aun queda un amplio margen de mejora puesto que el mínimo histórico se sitúo en diciembre de 2006 en el 0,28%.
---------
[1]  Recoge créditos dudosos que lo son por razón de morosidad, es decir, aquellos instrumentos deuda que tienen importes vencidos por cualquier concepto (principal, intereses…) bien con una antigüedad superior a tres meses, bien por un importe superior al 25% de la deuda (salvo que se clasifique como fallidos).

_________________________________________________________
Como citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve, "Evolución histórica de la tasa de morosidad de las hipotecas de hogares y de los promotores inmobiliarios, 1999-2020", Universidad de Valencia, Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 4/6/2021,
http://vicenteesteve.blogspot.com/2021/06/evolucion-historica-de-la-tasa-de.html

viernes, 7 de mayo de 2021

Convergencia en renta per cápita de España y Chequia con la UE-15: ¿milagro checo o fracaso español?

La economía de la República Checa (o Chequia) es una de las más exitosas en la Unión Europea (UE) en los últimos 30 años. De ser uno de los países que en los años noventa salía del comunismo y que entonces era un tercio menos rica que España, ha conseguido en tres décadas adelantarnos en PIB o renta per cápita.

¿Milagro checo o fracaso español?.

En el siguiente gráfico (hacer clic sobre el mismo para verlo más grande) se muestra el PIB a precios de mercado por habitante en términos de PPA o renta per cápita según la PPA de la economía española y la economía checa en términos a la media de la UE-15 (índice UE-15 = 100) para el periodo 1991-2022 (2020-2022 predicciones de la Comisión Europea). [1] [2] [3]

De los datos del gráfico se puede extraer dos conclusiones. En primer lugar, que desde poco antes de la entrada efectiva de Chequia en la Unión Europea en 2004 comienza el proceso de convergencia con la UE-15, y que este proceso no ha parado, incluso con el inicio de la Pandemia del COVID-19. Y las perspectivas para 2021-2022 es que siga acelerándose. En segundo lugar, que la renta per cápita checa en términos de la PPA supera a la española a partir de 2018, y desde entonces la brecha no hace mas que agrandarse.

Destacar que la tasa anual acumulativa de crecimiento de la renta per cápita en términos de la PPA en el periodo 2004-2022 se sitúa para la economía española en el -0,24%, mientras que para la economía checa alcanza el +1,37%.

Tres son los factores principales que han propiciado la rápida convergencia de la economía checa con la UE-15 y la significativa divergencia con la economía española.

En primer lugar, la fuerza de su sector industrial y el peso de las exportaciones de bienes manufactureros, al haber sabido convertirse en una subcontrata industrial de Alemania. Además, el país lleva tres décadas considerando como una prioridad la inversión extranjera. La economía checa generó en 2019 el 29,2% de su valor añadido en el sector industrial, frente al 15,8% de España, el 24,2% de Alemania, el 19,7% de la UE-27, y el 19,3% de la zona euro (UE-19). Las ramas industriales más importantes son la ingeniería tecnológica, electrónica, fabricación de maquinaria, automoción, industria aeroespacial, farmacéutica y química.

En segundo lugar, los niveles de educación también son importantes para demostrar por qué los checos son más productivos que los españoles. Uno de los mas importantes es el porcentaje de personas que han completado satisfactoriamente al menos la educación secundaria superior, incluida la Formación Profesional. El indicador tiene como objetivo medir la proporción de la población que probablemente tenga las calificaciones mínimas necesarias para participar activamente en la vida social y económica. 

Con más detalle, si este indicador se define como el porcentaje de personas de 20 a 24 años que han completado satisfactoriamente al menos la educación secundaria superior, la ventaja de la República Checa es evidente: el 87,4% frente al 75,9% de España (84% en la UE-27 y 83,3% en la zona euro). También si este indicador se define como el porcentaje de personas de 25 a 24 años que han completado satisfactoriamente al menos la educación secundaria superior, la ventaja de la República Checa es todavía mayor: el 94,1% frente al 62,9% de España (79,2% en la UE-27 y 76,5% en la zona euro).

En tercer lugar, Chequia destina un mayor gasto en I+D en % del PIB (un 1,94%) que España (1,25%), y a poca distancia ya que la UE-27 (un 2,2%) y la zona euro (un 2,24%).

Existen otros factores complementarios, pero no desdeñables, que explican el milagro de la economía de Chequia.

Por un lado, desde principios de la década 90, Chequia se propuso ser un destino atractivo para la inversión extranjera. Con ese fin, se aprobaron un conjunto amplio de medidas para liberalizar la economía y dar garantías a los inversores extranjeros: i) privatizaciones masivas de empresas anteriormente públicas; b) eliminación de los controles de precios; c) diseño de una política monetaria estable; d) asegurar la convertibilidad de la moneda local (la corona checa, CZK) para que los inversores pudieran realizar movimientos de capital sin restricciones; e) aumentar la seguridad jurídica de las empresas; y f) reducir la burocracia y agilizar los  trámites para emprender. Como consecuencia de ello, multitud de empresas europeas y norteamericanas empezaron a invertir en el país, y en la actualidad continua siendo uno de los países de la Unión Europea que más inversión extranjera recibe.

Por otro lado, Chequia es considerado un país con un muy alto grado de libertad económica, según el ranking de The Heritage y The Wall Street Journal. El ranking se construye midiendo aspectos como la burocracia, garantías jurídicas, eficiencia del país, fiscalidad, tamaño del sector público, regulación laboral, política monetaria, facilidad para invertir, entre otros indicadores. Con mas detalle, en el estudio de 2021 la República Checa se sitúa en el puesto 27 a nivel mundial, por delante de países como Alemania (29) o España (39).

Finalmente, destacar que a finales de 2020, la tasa de paro en porcentaje de la población activa se sitúo en Chequia en un 2,7%, mientras que en España alcanzó un 16,7% sin incluir los trabajadores en ERTEs (previsiones para 2022, un 3,2% y un 17,35%, respectivamente). Y la media para el periodo 2011-2020 es incomparable: un 4,6% para la economía checa frente a un 20,2% para la economía española.

-----

[1] UE-15: Países pertenecientes a la Unión Europea antes de la ampliación a los países del Este de Europa.

[2] PPA (Paridad del Poder Adquisitivo)  o PPS (purchasing power standard). Cuando se quiere comparar PIB de diferentes países es necesario homogeneizar la información, puesto que cada país mide su producto en su moneda local, como es el caso de la República Checa, que no pertenece a al zona euro. Para tal fin, se ha de transformar su PIB a una moneda común, a través de los tipos de cambio. La PPA  es una de las medidas más adecuadas para comparar la producción de bienes y servicios entre dos países con monedas diferentes, con ventajas sobre el PIB nominal per cápita, puesto que toma en cuenta las variaciones de precios relativos. Este indicador elimina la ilusión monetaria ligada a la variación de los tipos de cambio, de tal manera que una apreciación o depreciación de una moneda no cambiará la PPA de un país, puesto que los habitantes de ese país reciben sus salarios y hacen sus compras en la misma moneda.

[3] La línea verde del gráfico señala a 2004 como el año de entrada de la República Checa en la UE.

_________________________________________________________
Como citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve, "Convergencia en renta per cápita de España y Chequia con la UE-15: ¿milagro checo o fracaso español?", Universidad de Valencia, Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 7/5/2021,
http://vicenteesteve.blogspot.com/2021/05/convergencia-en-renta-per-capita-de.html

jueves, 29 de abril de 2021

La Facultad de Economía de la Universidad de Valencia se sitúa segunda de España en investigación en el ranking SCImago Institutions (SIR) de 2021





Una de las variables clave para poder elegir una Facultad y una Universidad debería ser sin duda el nivel científico de su profesorado, por lo que indicadores de la "calidad" de las publicaciones de investigadores y profesores, van a pasar a un nivel más que relevante. Los ranking internacionales de universidades son también importantes por varios motivos. Además del evidente prestigio internacional, son fundamentales por las importantes ventajas económicas que eso puede traer en un momento en el que los planes autonómicos, nacionales y europeos de apoyo a las universidades (fondos de investigación para los profesores, incentivos económicos a los mejores profesores, ...) deberían de tener un claro objetivo: premiar la excelencia. Y la excelencia se cuantifica en este tipo de listados (guste o no guste), entre otro tipo de cosas.

En relación a este tema, se ha publicado recientemente el ranking SCImago Institution (SIR) de universidades y de otras instituciones no universitarias relacionadas con la investigación correspondiente al año 2021.

La Facultad de Economía de la Universidad de Valencia se sitúa segunda de España en investigación en este ranking, tanto en el Área de Economía como en el Área de Empresa. [1]

Este ranking clasifica instituciones universitarias con más de 100 artículos científicos publicados e incluidos en la base de datos SCOPUS de Elsevier, y ordena estos centros por un indicador compuesto que combina tres grupos de marcadores basados en investigación, innovación e impacto social medido por la visibilidad de su web. SIR lo desarrolla el grupo de investigación SCImago LAB, que trabaja en visibilidad científica y reputación online. Como novedad, en la edición de 2021, se ha publicado por primera vez la versión del ranking por materias y por indicadores. 

A los efectos del ranking, el cálculo se genera cada año a partir de los resultados obtenidos durante un período de cinco años que finaliza dos años antes de la edición del ranking. Por ejemplo, si el año de publicación seleccionado es 2021, los resultados utilizados son los del período quinquenal 2015-2019. La única excepción es el caso de los indicadores web que solo se han calculado para el último año.

El criterio de inclusión es que las instituciones hayan publicado al menos 100 trabajos incluidos en la base de datos SCOPUS durante el último año del período seleccionado.

En el primer cuadro (hacer clic sobre el mismo para verlo más grande) aparece el ranking de las 10 primeras Facultades de Economía en España en la materia de Economía (Economics, Econometrics and Finance) de las 55 recogidas en el estudio que cumplen los requisitos.

Este ranking está liderado en el top 10 en España por la Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad de Valencia, la Universitat de Barcelona, la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y, por último, por los investigadores del Instituto de Análisis Económico del CSIC en Barcelona.


En el segundo cuadro (hacer clic sobre el mismo para verlo más grande) aparece el ranking de las 10 primeras Facultades de Economía en España en la materia de Empresa (Business, Management and Accounting) de las 62 recogidas en el estudio que cumplen los requisitos.

Este ranking está liderado en el top 10 en España por la Universidad de Granada, la Universidad de Valencia, la Universidad de Sevilla, la Universidad Politécnica de Madrid y, por último, la Universidad Politécnica de Valencia.


-----
[1] También en la materia de Psicología la Universidad de Valencia se sitúa en el segundo lugar del ranking en España. Además, la Universidad de Valencia es tercera de España en dos: Física y Astronomía, y Odontología. También se coloca como quinta en cinco áreas más: Artes y Humanidades, Ciencias Agrícolas y Biológicas, Ciencias Ambientales, Ciencias de la Tierra y Ciencias Sociales.

_________________________________________________________
Como citar esta entrada del Blog:

Vicente Esteve, "La Facultad de Economía de la Universidad de Valencia se sitúa segunda de España en investigación en el ranking SCImago Institutions (SIR) de 2021", Universidad de Valencia, Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 29/4/2021,
http://vicenteesteve.blogspot.com/2021/04/la-facultad-de-economia-de-la.html

viernes, 23 de abril de 2021

La reindustrialización de las regiones españolas


Por Rafael Myro, Universidad Complutense de Madrid

Este post se publicó en el blog (bAg): Blog de Economía de la Aldea Global el 12 de marzo de 2021. Fruto del acuerdo de colaboración entre este blog y el blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, cada trimestre reproduciremos en nuestro blog algunos post que, por su temática, también pueden ser interesantes para nuestros lectores.

--------------------------------------------------------------------------------------------------

La pandemia del coronavirus ha infligido un considerable daño a la industria española. El VAB industrial se redujo en un 9,3% durante el año 2020 (un 10,6% en las manufacturas), alejándose, no sólo del nivel de 2019, sino también del alcanzado en 2008, que aún no se había recuperado.

La reindustrialización de la economía española es pues hoy una tarea más urgente que nunca, como ya he mencionado con anterioridad en este blog (aquí), y reclama una política industrial ambiciosa, alineada con la que desde hace algunos años se está definiendo desde las diversas instituciones de la UE, bajo el impulso de Alemania y Francia. El Fondo de Recuperación Europeo debería facilitar su puesta en marcha, pero no puede garantizarla, ante todo, por el predominio que se otorga a dos transiciones fundamentales, la ecológica y la digital, que aunque con un importante impacto en la industria, no recogen muchas otras acciones necesarias; y segundo, porque la gestión y orientación de los fondos recibidos va a recaer en buena medida en un conjunto de grandes empresas con fuerza tractora, en estrecha cooperación con las grandes firmas consultoras, y una política industrial ambiciosa exige dotar de más y mejores instrumentos de intervención y gestión a las administraciones públicas.

Desde una perspectiva regional, el año 2020 fue particularmente negativo para las industrias de Andalucía, Baleares, Asturias, País Vasco, Castilla-La Mancha y Navarra, según el Índice de Producción Industrial. En las cinco primeras, el VAB obtenido en 2019 se encontraba por debajo del alcanzado inmediatamente antes de la Gran Recesión, como también ocurría en Cantabria, Canarias, Extremadura, Galicia y Madrid. Así pues, con la excepción de Navarra, todas estas comunidades autónomas han iniciado 2021 bastante lejos de la cifra de producción industrial que alcanzaron en 2008, y tres de ellas, Baleares, Canarias y Madrid con registros inferiores a los que poseían al comienzo del siglo XXI.

Durante las dos últimas décadas, el crecimiento de la industria española ha tendido a concentrarse en las comunidades autónomas que habían logrado previamente un mayor desarrollo industrial, de forma que, en lugar de producirse una convergencia en los niveles de industrialización, se ha producido una divergencia. Han contribuido especialmente a ella Madrid, Baleares, Canarias, Andalucía y Extremadura, con acusadas disminuciones de la importancia de las manufacturas en sus economías, a pesar de partir de niveles ya reducidos en el año 2000 (Gráfico 1). Canarias, Andalucía y Extremadura parecen exhibir una desindustrialización prematura, pues se trata de regiones que, al menos desde 1960, no han conseguido alcanzar un 15% de empleo manufacturero sobre el total, y poseen una renta per cápita inferior a la media nacional (Barandiarán, J., Cardoso, M. y Díez, L. (2019). “Desindustrialización prematura en España”; BBVA Research, Observatorio Económico, 5 de marzo). Baleares y Madrid escapan a esa pauta, porque en algún momento contaron con un peso importante del empleo industrial y su renta per cápita supera hoy la media nacional; la primera de estas regiones, debido a la importancia del turismo; y la segunda de ellas, por el efecto capitalidad y la apuesta por los servicios avanzados, que ha desplazado parte de su industria a las provincias colindantes, sobre todo a Guadalajara. Otras regiones como Asturias y Galicia están amenazadas por ese mismo proceso.


Desarrollar la industria en un amplio número de regiones españolas, frenando su concentración espacial, debe ser uno de los objetivos del necesario proceso de reindustrialización que necesita  la economía española. Atender a este objetivo, requiere una política industrial decidida a atraer nuevas empresas, nacionales y extranjeras, a cada territorio, y a aprovechar todas las economías de aglomeración que ofrecen las ya ubicadas en el, explotando a fondo las interdependencias y complementariedades que existen entre ellas  (infraestructuras, mercados, tecnologías y cualificación de la mano de obra). Como señalara Paul Krugman ya hace muchos años, en 1992, de la importancia de las economías de aglomeración dan cuenta los sistemas productivos locales existentes, que en el caso de España han adquirido notoriedad en las industrias de automoción, maquinaria, química y plásticos, alimentos, textil y confección, cuero y calzado y productos para la casa (distinguiendo entre los de grandes empresas y distritos industriales, los han definido y cuantificado muy bien Rafael Boix y Joan Trullén en su trabajo “La relevancia empírica de los distritos industriales marshallianos y los sistemas productivos locales manufactureros de gran empresa en España”, Investigaciones Regionales, 19, 75-96, 2011). No parece, sin embargo,  que tales sistemas hayan necesariamente de proliferar en mayor medida en unos sectores que en otros. Es muy posible que sean un instrumento de utilidad más general como ha señalado Andrés Rodríguez-Clare (“Clusters and comparative advantage: Implications for industrial policy”, Journal of Development Economics, 82, 43 – 57, 2004).

En España, existe una clara relación entre la importancia de los sistemas productivos locales (SPL),  medida por su peso en el empleo manufacturero, y la proporción de las manufacturas en el PIB (Gráfico 2 [1]), que probablemente indica una causalidad de doble dirección entre estas dos variables, aunque quizá de diferente intensidad en cada dirección, pero que, en todo caso, parece avalar la importancia de atajar, mediante la intervención pública, los fallos de coordinación en el desarrollo territorial de la industria.


-------
[1] El gráfico muestra una relación entre los SPL en 2001 y el peso de la industria en el PIB en 2019, pero esta relación se mantiene si para la segunda variable se sustituye 2019 por 2001


_________________________________________________________
Como citar esta entrada del Blog:

Rafael Myro, "La reindustrialización de las regiones españolas", Universidad de Valencia, Blog Viaje al Fondo de las Finanzas Internacionales, 23/4/2021, 
http://vicenteesteve.blogspot.com/2021/04/la-reindustrializacion-de-las-regiones.html